Actualizado 21/12/2014 11:43 CET

Esta es la historia del 'Hackeo' de Sony

MADRID, 21 Dic. (Portaltic) -

   Hace casi un mes desde que las primeras noticias sobre el 'haceko' de Sony Pictures saltaron a las portadas en relación con el estreno de la película The Interview. Aunque si se tienen en cuenta las filtraciones de películas enteras de la distribuidora en Agosto, el asunto viene aun de más lejos.

   El 24 de Noviembre, hace 26 días, los empleados de Sony Pictures eran incapaces de acceder a los ordenadores de la compañía. En las pantallas solo aparecían constantemente las siglas #GOP, como se identificó al grupo de 'hackers' que estaba detrás del ataque.

   Días después (el 28 de noviembre), desde Sony Pictures se empezaba a barajar la posibilidad de que el 'hackeo' hubiese venido desde Corea del Norte, como respuesta al estreno de The Interview. Su protagonista, el cómico Seth Rogen, utilizaba el ataque como publicidad twitteando: "¡Corea del Norte no puede pararnos! Aquí el nuevo trailer de The Interview".

  


   Sin embargo, no sería hasta el 1 de Diciembre cuando se apuntase directamente al régimen de Kim Jong Un. Una de las líneas del código utilizado para 'hackear' a Sony Pictures, sería la misma que la que se empleo en 2013 en un 'ciberataque' a bancos sur coreanos.

   Tras la confirmación del robo de 47.000 números de la seguridad social de los empleados de Sony, Corea del Norte calificó el ataque como "una obra justa", aunque negó su participación. Unido a la confirmación de la escritura coreana del código por miembros del FBI, todo parecía señalar que el autor del ataque era Corea del Norte.

   Aun así las noticias no dejaron de llegar, ya que los atacantes no pararon de filtrar todo tipo de informaciones sobre las producciones en las que Sony Pictures estaba involucrada. Entre ellas se reveló un posible 'crossover' entre Men in Black y Jump Street, detalles sobre la película de Steve Jobs de Aaron Sorkin o la producción de una cinta de animación de Mario.

   Fue esta última semana cuando Sony se puso en contacto con todos los medios de comunicación para de frenar la oleada de filtraciones y datos, como motivo de una demanda colectiva de sus empleados.

   Se llegó incluso a pedir a Seth Rogen que cambiase el final de la película, en el que se asesinaba a Kim Jong-Un, por un final en el que el líder no perdiese la vida. Pero la noticia que más conflicto genero, fue la advertencia de los 'hackers' atacantes de su capacidad para sembrar el terror en los cines que proyectasen The Interview.

   Tras ese anuncio se produjo una nueva escalada, los protagonistas del film cancelaron sus apariciones públicas, la premiere de la cinta en Nueva York y los cines estadounidenses se negaron a proyectar la película por miedo a represalias.

   Ante una situación tan complicada, Sony barajó la posibilidad de estrenar la película en Internet, pero finalmente la decidió retrasar. Hasta que finalmente, el pasado 19 de Diciembre el FBI acusó oficialmente a Corea del Norte del ataque a Sony Pictures.

   El Presidente Obama habló ese mismo día, mostrando su decepción por el retraso de The Interview, considerando que Sony había cedido a las presiones del régimen norcoreano. Afirmaciones que fueron recogidas por Michael Lynton (CEO de Sony Pictures), que expresó su intención de estrenar la película en otro momento por la negativa de las salas a su proyección. También respondió Kim Jong Un, quien ante las acusaciones, propuso a Washington la investigación conjunta del ataque a Sony.

   El último capitulo de esta historia esta todavía por cerrarse, pero a día de hoy, Estados Unidos ha rechazado la oferta de Corea del Norte y ha mirado a China en busca de apoyo en sus investigaciones. A la espera del rumbo que tomarán las relaciones internacionales, el ataque no parece haber frenado la intención de Sony de estrenar la película (aunque si haya sido capaz de retrasarla).

Enlaces relacionados:
- The Verge (http://www.theverge.com/2014/12/8/7352581/sony-pictures-hacked-storystream)

Para leer más