Publicado 30/09/2019 17:23CET

La intención de Google de emplear el protocolo DNS mediante HTTPS suscita dudas sobre una posible centralización

Google Chrome
Google Chrome - GOOGLE - Archivo

   MADRID, 30 Sep. (Portaltic/EP) -

   La intención de Google de emplear un nuevo protocolo de Internet ha suscitado las dudas de los investigadores antimonopolio del Congreso de Estados Unidos debido a la ventaja competitiva que podría reportarle.

   Investigadores del Comité Judicial de la Cámara, perteneciente a la Cámara de los Representantes, han solicitado a Google por escrito información sobre su intención de adoptar el protocolo DNS mediante HTTPS (DoH, por sus siglas en inglés), enfocado a mejorar la privacidad de los internautas, como informa The Wall Street Journal (WSJ), pero también los tiempos de carga.

   Cuando un usuario accede a una página web a través de un navegador, este último accede a un servidor DNS (sistema de nombres de dominio), que cuenta con una base de datos de nombres de dominio en redes, para conocer la dirección IP de esta, ya que así se ahorra que el usuario tenga que teclear el código numérico que la identifica.

   Es decir, identifica y direcciona los equipos conectados a Internet, pero lo hace sin ningún tipo de cifrado ni verificación, un problema que viene a resolver el nuevo protocolo DNS mediante HTTPS, ya que evita que terceros puedan acceder al historial de navegación, y protege, por ejemplo, frente a ataques de tipo 'phishing' -suplantación de una fuente legítima-, al tiempo que reduce los tiempos de carga de las web.

   Se trata de un protocolo que la Electronic Frontier Foundation (EFF) defiende, debido a las "protecciones de privacidad que DoH traerá", si bien también han señalado que podría traer la centralización de la infraestructura de Internet.

   Por ello, desde EFF señalan que DoH debe desplegarse "de una forma que respete los derechos de los usuarios", es decir, "los navegadores deben ser transparentes sobre quién tiene acceso a los datos de las peticiones DNS y dar a los usuarios la oportunidad de elegir su propio resolvedor".

   Precisamente la centralización parece estar en el centro de la preocupación de los congresistas estadounidenses, en tanto que muchos proveedores de servicio de Internet no soportan el protocolo DoH. Esto, además, les cerraría el acceso a los datos de navegación de muchos usuarios, según recoge el medio citado.

   En respuesta a la misiva envía por los congresistas, Google ha asegurado que "no planea centralizar ni cambiar los proveedores DNS de la gente al suyo propio por defecto".

   Según el medio citado, Google tiene previsto iniciar el próximo mes las pruebas del nuevo protocolo con el 1 por ciento de los usuarios de Chrome, antes de extenderlo de forma más amplia. Asimismo, Mozilla también tiene previsto adoptar el nuevo protocolo para su navegador Firefox, cuyas primeras pruebas iniciará en las próximas semanas.

Para leer más