Con este exoesqueleto podrás sentirte como un robot sin parecerlo

   MADRID, 18 Nov. (Portalgeek) -

   Un experto en robótica está haciendo experimentos para crear un exoesqueleto suave y flexible para las personas discapacitadas y ancianos que no les haga sentir como máquinas y les ayude a superar sus hándicaps.

   A parte de para servir como objeto de entretenimiento o para ser una especie de asistente familiar, la tecnología robótica también está haciéndose un hueco dentro del mundo de la medicina y de aquellos relacionados con el bienestar de las personas.

   El traje ha sido creado por SRI , empresa estadounidense, y la firma F&D, ambas encargadas de ayudar al gobierno y a la industria, y su desarrollo ha sido posible con la financia del DARPA, Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa de Estados Unidos.

   Roy Kornbluh, investigador que da nombre al proyecto y lo encabeza, quiere crear un exoesqueleto que deje atrás la rigidez mediante los ‘soft robotics’ o robótica blanda, una tecnología que consiste en que los robots se comporten prácticamente como humanos, es decir, como algo más biológico y flexible.

   Tal y como se describe en el vídeo que se muestra en esta noticia, “no está hecho para luchar contra el crimen, pero sí que ayudará a las personas”. El traje robótico ayuda a la gente a cargar cosas pesadas, a que no se dañen con la postura y a evitar lesiones. Además, está destinado a servir para los soldados del país, pero también a sujetos que hayan sufrido lesiones y, en general, a discapacitados y ancianos con movilidad reducida.

   Según el medio Fusion, entre sus características destaca que puede soportar hasta 115 kilogramos, pero gracias a su material compuesto por ‘electrolaminants’ se trata de un traje muy ligero que apenas pesa medio kilo (concretamente, 450 gramos). Tiene sensores de ritmo cardiaco y es capaz de guardar los datos de las articulaciones de su usuario, con lo que su sistema inteligente es capaz de detectar que músculos o huesos tienen más problemas y en qué situaciones.

   El plan de SRI es llegar a poder desarrollar un exoesqueleto curioso y divertido de ver que puedan utilizar los niños con distrofia muscular. Al tratarse de un traje estilo superhéroe, los niños podrán utilizarlo y mejorar su condición, pero también ayudará a que no se sientan tan mal por su enfermedad.

   De momento, el traje solo ofrece ayuda al caminar, pero la idea es continuar con su desarrollo y que pueda llegar a servir para facilitar la subida y bajada de escaleras, al igual que la superación de obstáculos u otros hándicaps que puedan tener los usuarios.

   El precio de este exoesqueleto cuando salga al mercado será de en torno a 1000 dólares y, antes de introducirse en colectivos tan complejos como los ya descritos, se utilizará para ayudar a los ancianos y como método de ayuda en rehabilitaciones u otras formas de fisioterapia.