Actualizado 18/11/2015 14:58 CET

El futuro de los robots: "Tendremos que decidir qué es humano"

   MADRID, 18 Nov. (Portalgeek) -

   Colin Angle fundó iRobot hace ya veinticinco años, tras su dilatada experiencia en el terrenod e la robótica. Los robots en el hogar eran cosa del futuro en aquel tiempo, pero él los hizo realidad. Entre sus creaciones, la más famosa: un aspirador. Roomba, un robot que facilita las tareas domésticas y que forma parte de milones de hogares en todo el mundo. Pero no es lo único.

Angle es toda una figura en el mundo de la robótica. En sus inicios, lideró el equipo que inspiró la Soujourner de la NASA enviada a explorar Marte en 1997. Colin Angle ganó entonces el Premio de la NASA por su labor en esta misión, entre otros reconocimientos que van mucho más allá que diseñar el conocido aspirador.

Angle visitó recientemente España para presentar el nuevo Roomba 980 y tuvimos la oportunidad de hablar con él. Su visión del futuro es muy clara: una gradual integración de la robótica en la vida humana, que nos llevará incluso a tener que definir exactamente qué es un ser humano y qué es un robot.

Portaltic: Hace veinticinco años, ¿cómo imaginaba el futuro respecto a la robótica?

Coling Angle (CA): Veinticinco años es una cantidad infinita de tiempo. Ya hay muchísimos tipos de robots haciendo todo tipos de cosas. No hubiese imaginado que el aspirador que más vende pudiese ser un robot. Hemos aprendido que para hacer que un robot sea práctico, un robot que pueda ejecutar una tarea, que es más valiosa que lo que cuesta el robot, requiere mucha paciencia y mucha inversión.

   P: ¿Le tomaron por loco?

   CA: Mis padres desde luego que sí, ríe. Pensaron que estaba loco. iRobot ha hecho todo tipo de cosas a lo largo de su historia. Nuestro primer negocio fue enviar un robot a la luna y ganar dinero vendiendo los derechos de la película que rodó. Así desarrollamos un robot muy pequeño con una forma innovadora de alunizar, tuvimos contacto con la NASA y una productora de Hollywood y avanzamos bastante. Sacamos un sistema de control térmico e introdujimos el robot y demostramos que funcionaba. La NASA vio la demostración y adoptó la tecnolgìa.

   P: ¿Qué similitudes tiene una aspiradora con un robot que va a la NASA?

   CA: El software tiene algunas semejanzas. Porque tuvimos que desarrollar una forma de que el robot fuese inteligente para funcionar con un microprocesador pequeño. Y esa tecnología es el núcleo de la inteligencia artificial iRobot y sigue estando vigente a día de hoy. Aunque en sí los robots son bastante distintos.

P: ¿Y el resto de actividades domésticas?

CA: A mí me interesan mucho estas tareas domésticas que son rutinarias y hay que hacerlas todos los días y nunca se acaban. Pasar la aspiradora, fregar el suelo, lavar la ropa, cortar el césped, limpiar el baño, limpiar las ventanas, son todo tipo de cosas que podría hacer un robot.

P: ¿Acabaremos teniendo mayordomos robots?

CA: Totalmente. El Roomba es el aspirador que más vende en España, no sólo los robóticos. Pronto habrá robots que se encarguen de fregar el suelo y s través de la cartología los robots podrán trabajar en conjunto y realizar todas las tareas.

P: ¿Llegarán a ser tan inteligentes como un humano?

CA: Va a ser difícil. Y probablemente no va a suceder de momento. Los robots son buenos para cosas factuales y no son tan buenos a la hora de ser conceptuales. Los robots serán utiles para asumir misiones o cargos que son muy fáciles pero no son personas.

   P: ¿Qué le quedaría al humano si un robot realiza todas sus tareas?

CA: Si se encargasen de todas las tareas, estaríamos encantados de la vida. En el siglo XIX cuando empezaron los primeros lavaplatos, pensaban que sería algo terrible y qué harían las mujeres entonces si no podían lavar la ropa o los platos. Y lo que ha sucedido es que empezaron a ingresar en el mercado laboral. Podían dedicarse a cualquier otra cosa que les interesase. Los robots encajan en ese tipo de idea: podrán hacer la limpieza de casa y harán que nuestras vidas sean menos atareadas y nos dan la oportundiad de centrar nuestros intereses en otra cosa. Los robots ayudando a la gente permite a las personas ser más humanas.

   P: Más humanas... ¿O cada vez más robots? con el avance de los implantes

Para leer más

CA: Creo que llegará un día, esto va a ser de que haya robots que tengan capacidades humanas (y viceversa). Llegara un momento en que tendremos que decidir qué es humano. Cada vez hay más implantes para personas que han perido un brazo o una pierna. ¿Qué va a suceder cuando tu hijo o tu hija pida que le saques un ojo y le pongas uno robótico? Porque funciona mejor. Y será mejor, probablemente.

P: ¿Creerá desigualdades?

CA: Ese es el riesgo que corremos. Si yo puedo pagar para mejorar mi visión y otros no, habremos aumentado la diferencia. Habrá que ver cómo se aborda ese asunto.

P: ¿Podría llegar a ser peligroso?

CA: La vida en sí ya es peligrosa, el progreso es peligroso pero tenemos que seguir avanzando. Yo creo que si le preguntamos a casi todo el mundo “imagina un mundo de aquí a cincuenta años, imagina un mundo como un lugar bueno ¿hay robots en él?” Sí, por supuesto. Depende de nosotros que la tecnología pueda usarse para bien y darle a la gente más tiempo, permitiendo que las personas vivan mejor. Son cosas muy buenas que se pueden hacer con la tecnología y la mente humana es sorprendente. Si pudiésemos eliminar la pobreza o el hambre, plantearnos nuevos desafíos. ¿Podríamos eliminar la guerra? ¿Reducir el sufrimiento? Yo creo que sí.

P: Hay un manifiesto en contra de los robots militares autónomos...

CA: No creo que estemos llegando a un momento en el que los robots sean competentes para tomar decisiones de vida o muerte pero también creo que los robots, incluyendo los míos, han salvado miles de vida. Hay muchas personas a las que se les destinan misiones muy peligrosas. A un soldado con 19 años se le pide que entre una sala donde hay un enemigo o una familia. Puede entrar en esa estancia y arriesgarse a que le disparen o puede usar una granada y el riesgo es matar a seres inocentes. Pero tenemos la oportunidad de darle una tercera opción: Puede enviar un robot y percibir mejor lo que hay en esa estancia. Tenemos que tener mucho cuidado en la forma que usamos los robots. Los robots podrían proporcionar a los soldados la oportunidad de ser los segundos en disparar y, con ello, conservar la vida. No creo que el mundo sea un lugar pacífico pero sí creo que necesitamos tomar las mejores decisiones. Y los robots nos ofrecen la posibilidad de hacerlo, mejorando radicalmente las decisiones que se toman.

Podemos discutir qué es la ética en un mundo perfecto pero los robots nos ofrecen una herramienta estupenda si reconocemos que el mundo es imperfecto y es la forma de que el mundo se haga más perfecto. Necesitamos robots para ayudar a las personas mayores o los mayores sufrirían más. Los robots pueden ayudar al ejército para tomar mejores decisiones. A los que digan que los robots son peligrosos decimos: Sí, son peligrosos. Por eso tenemos mucha responsabilidad, no pueden tomar decisiones de vida o muerte pero sí pueden hacer que las personas tomen mejores decisiones.

   P: ¿Cuáles son los planes de iRobot para ayudar a alcanzar ese “mundo feliz”?

CA: Hacemos robots para ayudar y los hacemos todo con el corazón. Llegado este momento los robots de defensa representan menos del 7% de los ingresos de nuestra empresa. Creemos que lo que hacemos es muy importante. Robot a robot iremos ayudando. Ayudaremos a los médicos, al personal de enfermería a hacer mejores tratamientos y diagnósticos sin que el paciente o el médico deba viajar. A través de nuestros esfuerzos no sólo tendremos un mejor negocio sino que ayudaremos a que las personas vivan la vida mejor y tengan más control y más tiempo para poder disfrutar de ser los que son.