Publicado 09/04/2016 10:59CET

Rembrandt vuelve a pintar 347 años después gracias a la tecnología

Rembrandt vuelve a pintar 347 años después gracias a la tecnología
PORTALTIC

   MADRID, 9 Abr. (EDIZIONES/Portaltic) -

   347 años después de su muerte, el pintor holandés Rembrandt Harmenszoon van Rijn "ha vuelto a pintar" un cuadro. Ha sido gracias a un asombroso proceso en el que se han empleado varias tecnologías (análisis de datos, impresión 3D...). El resultado ha sido una composición que cuadra con el estilo del pintor, aunque ha sido generada por ordenador.

   Los responsables del proyecto (IGN, Microsoft, Tu Delft, Mauritshuis y Rembrandthuis) realizaron un profundo análisis de la obra de Rembrandt para conseguir crear después, también gracias a la tecnología, una obra que fuese idéntica a la del pintor. Tal y como ellos explican, determinaron "qué es lo que hacía que Rembrandt fuese Rembrandt".

   painting culture rembrandt

   Analizaron toda la obra de Rembrandt para crear una enorme base de datos. Utilizaron tecnologías como el esceneo tridimensional o algoritmos de 'deep learning'.

   Como gran parte de la obra de Rembrandt fueron retratos, los investigadores realizaron un análisis demográfico de los rostros, con factores como la edad, el sexo o incluso la posición de la cabeza.

   Esta investigación determinó que la "nueva obra" de esta especie de Rembrandt virtual debía ser el retrato de un varón caucásico mirando a la derecha, con vello facial, de entre 30 y 40 años y con ropa oscura, collar y sombrero.

   A partir de todos los datos extraídos de la obra del pintor holandés, lo primero que hicieron fue crear un rostro que cuadrase con sus modelos y estilo, determinando la posición óptima de todos los elementos de la cara.

   Sin embargo, el único reto no era crear desde cero un cuadro digital que puediese ser considerado como una auténtica obra de Rembrandt por un experto. También tenía que ser una pintura real y no una impresión. Tal y como explican los responsables, una pintura tiene volumen y por eso determinar el de los trazos de la obra de Rembrandt fue el siguiente paso a dar.

   Con esta información, el último paso fue llevar la obra a una impresora 3D de pintura, que fue creando distintas capas, tal y como lo habría hecho Rembrandt.