Actualizado 27/02/2015 17:26:18 +00:00 CET

¿Por qué unos ven un vestido azul y negro u otros blanco y dorado? La teoría del vestido y su polémica

MADRID, 27 Feb. (Portalgeek) -

   Internet se ha visto revolucionado en las últimas horas por un vestido, o más bien, por los colores que los usuarios perciben en dicho vestido, unos en blanco y dorado, otros en azul y negro. Incluso hay quienes se preguntan si son daltónicos a causa de esta historia, algo que es fácil de averiguar con un sencillo test .

   El vestido es azul y negro, independientemente de cómo lo perciba la gente. Partiendo de aquí, la explicación de si alguien lo ve en color blanco con franjas doradas lleva a mencionar el funcionamiento del ojo humano y el cerebro a la hora de ver el color bajo la exposición de la luz.

   De una forma resumida, la luz penetra en el ojo y llega a la retina, donde se encuentran una serie de células visuales, los conos -que pueden percibir los colores- y los bastones -sensibles a la luz-, que la transforman en impulsos electromagnéticos que las neuronas se encargan de hacer llegar al cerebro.

   La primera ráfaga de luz está formada de todas las longitudes de onda que iluminan el mundo -aunque el ojo humano solo percibe del rojo al violeta-, reflejado en aquello que la persona esté mirando. El cerebro procesa la información procedente de la luz reflejada y lo traduce en el color que entiende rebota del objeto, es decir, substrae el color "real" del objeto.

   Retomando el polémico vestido, para el neurocientífico de la Universidad de Washington, Jay Neitz, "esta es una de las mayores diferencias [de visión de color] que he visto nunca". Neitz ha estudiado las diferencias de visión de color durante 30 años, según ha recogido Wired.

   Al mirar la imagen del vestido, el cerebro trata de fragmentar los distintos tonos para recrear el color "real", pero en ocasiones, la percepción cambia, primero porque la luz del día modifica el color que percibe el ser humano, pero también porque cada persona percibe el color de una forma distinta.

   En Wired, no obstante, han buscado una explicación extra, más allá de la percepción individual del color. Para ello, han analizado los píxeles de la fotografía. Y han concluido que el problema no está tanto en el color sino en el fondo.

   Así, ante un fondo blanco, el vestido aparece en azul con franjas negras -que, de hecho, es su color-, pero ante un fondo negro neutral, es entonces cuando se produce el efecto y el color se percibe diferente.