El 41% de los padres ha sido regañado por sus hijos por pasar demasiado tiempo con el móvil

Padre haciendo foto con móvil a madre e hijo
PIXABAY
Publicado 27/10/2018 11:29:33CET

   MADRID, 27 Oct. (Portaltic/EP) -

   El 56% de los padres en Europa y Oriente Próximo (EMEA) considera que pasa demasiado tiempo en línea con sus dispositivos, y el 41% incluso ha sido regañado alguna vez por su hijo debido a este uso excesivo o en momentos inapropiados, como recoge el último informe de Norton.

   El informe, elaborado por la división Norton de la empresa Symantec y titulado 'My first Device' (Mi primer dispositivo), alude a los desafíos a los desafíos a los que se enfrentan los padres en cuanto al uso de dispositivos móviles por parte de sus hijos, así como sus propios hábitos personales y los efectos que estos pueden tener sobre los niños. Para su realización, se ha entrevistado a más de 7.000 padres en Europa y Oriente Próximo, los cuales tienen hijos comprendidos entre cinco y 16 años.

   La investigación de Norton muestra que los niños prefieren pasar tiempo con el móvil antes que comer dulces, y dentro de sus hábitos invierten más tiempo en el 'smartphone' que en jugar en la calle. La media de tiempo invertido por los niños en el ámbito geográfico recogido por el informe es de más de dos horas y media diarias, media hora más que el tiempo que pasan jugando fuera.

   Los niños de Reino Unido, con 2 horas y 55 minutos, son los que mayor uso del móvil hacen, mientras que los alemanes son los que dedican más tiempo a jugar en la calle (2 horas y 17 minutos). En el caso de los niños españoles, estos pasan 2 horas y 14 minutos de media al día jugando con el móvil, y 1 hora y 51 minutos en la calle.

CONSIDERACIONES Y HÁBITOS DE LOS PADRES

   En lo relativo a los padres, el 71% de los españoles entrevistados cree que poseer un teléfono contribuye a que los niños sean responsables. Como consideraciones positivas, para el 49% de los progenitores los móviles ayudan en el aprendizaje y la resolución de problemas de los niños, mientras que en EMEA, el 48% considera que fomentan la creatividad y el 45% los relaciona con la felicidad de sus hijos.

   La contraparte negativa lleva al 53% de los padres españoles a pensar que pasar tiempo con la pantalla del móvil afecta a la calidad del sueño, mientras que a los padres europeoses preocupa también el impacto perjudicial que tienen los dispositivos sobre los niveles de energía (42%), las habilidades sociales (40%) y la salud mental de los niños (37%).

   La edad a la que es pertinente que un niño tenga móvil propio también es una cuestión que preocupa a los padres y, si bien creen que es adecuado que un niño tenga teléfono propio a los doce años, los niños españoles lo consiguen con diez años. En el caso de Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí, los niños disponen de móvil propio con solo siete años.

   Según el experto en seguridad de Norton Ramsés Gallego, a los padres de hoy en día "no les es nada fácil fijar y cumplir ellos mismos las reglas de uso de pantallas" y les cuesta dar ejemplo para que se cumplan las normas sobre tiempo de pantalla. Así, el 56% de los padres entrevistados en EMEA reconoce que pasa demasiado tiempo en línea y el 48% de los padres españoles se siente culpable por ello.

Además, un 41% de los progenitores españoles afirma que sus propios hijos les han regañado por pasar demasiado tiempo con el móvil o por hacerlo en momentos inapropiados, y al 63% les preocupa dar un mal ejemplo.

CONTROL DEL USO MÓVIL

   Gallego afirma que "el 63% de los padres españoles ya ha establecido determinadas horas o días 'libres de tecnología' en los que todos deben alejarse de sus dispositivos", para abordar el excesivo tiempo frente a la pantalla y dar buen ejemplo. No obstante, el 55% de ellos declara que quiere fijar límites e influir en el tiempo de uso de sus hijos, pero no sabe cómo hacerlo. En toda EMEA, solo uno de cada diez no marca ninguna norma.

   Según recoge el informe, los padres más jóvenes y los padres de niños pequeños controlan esto con un mayor rigor que el resto de padres, con una vigilancia del 75% y del 74%, respectivamente. Mientras, el 59% de los padres con más edad controlan el tiempo, cifra que se reduce al 53% en lo referente a aquellos que tienen hijos mayores.

   El 62% de los padres en España permite que sus hijos se conecten 'online' mientras están solos en su habitación, y el 35% de los progenitores de EMEA permite esto cuando los niños tienen entre cinco y siete años. Además, a los padres españoles (80%) les gustaría tener un mayor asesoramiento y apoyo para proteger a sus hijos cuando están en línea.

Contador