Actualizado 07/09/2016 6:59:37 +00:00 CET

Estos 6 aparatos son los mayores enemigos de tu factura: consejos para disminuir su consumo

Electrodomésticos enemigos de tu factura
EUROPA PRESS

   MADRID, 7 Sep. (EDIZIONES/Portaltic) -

   Si nos damos una vuelta por nuestras casas y nos vamos fijando en todos los aparatos eléctricos que tenemos -conectamos en este preciso instante o no-, nos podemos hacer una idea de por qué la factura de la luz nunca nos trae buenas noticias. Unos consumen más que otros, ciertos, pero, además, unos los usamos más que otros.

   Para poder llegar a disminuir el consumo de un hogar es imprescindible conocer muy bien qué aparatos utilizamos mucho o incluso demasiado y a veces sin necesidad, y cuáles de ellos son los verdaderos enemigos de nuestra factura. De esta forma podremos atajar mejor el problema y ponerle alguna solución si es posible.

   ¿Le habéis hecho ya la ronda de reconocimiento a vuestra casa? Si es así seguramente habréis encontrado algún portátil, ordenador de sobremesa, tableta, móvil -uno en el mejor de los casos-, una consola para videojuegos, además, por supuesto, de todos los electrodomésticos tradicionales que hoy en día tienen que vérselas y deseárselas para tener su propia toma de corriente.

   LOS QUE MÁS CONSUMEN

   De acuerdo con datos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), los electrodomésticos que más consumen en un hogar son el frigorífico con 662 kWh (datos aproximados), el congelador (563 kWh), la televisión (263 kWh) la lavadora (255 kWh) la secadora (255 kWh) y el lavavajillas (246 kWh). Luego están los pequeños grandes consumidores, esos que utilizamos a diarios durante menos minutos pero que también consumen mucho y con los que también tenemos que tener cuidado.

   Según el Instituto público que depende del Ministerio de Industria, el IDAE, los hogares españoles gastan de media 990 euros al año en consumo eléctrico. De esos casi 1.000 euros, 546 euros corresponden al consumo de los electrodomésticos.

   Como decíamos el frigorífico es el que más consume: más del 30 por ciento de la energía concretamente, por eso es fundamental tener un aparato eficiente energéticamente. A la hora de comprar uno nuevo, debemos elegir un frigorífico de clase A+++. La compra inicial nos va a salir más cara, sí, pero con el tiempo vamos a rentabilizar la inversión con un gran ahorro de luz. Este tipo de aparatos consumen aproximadamente un 80 por ciento menos de energía que uno de clase D y esto lo notaremos en la factura. Además, a lo largo de la vida útil del aparato, también vamos a evitar la emisión a la atmósfera de una tonelada y media de CO2 y un ahorro de más de 1.000 euros.

   Lo mismo ocurrirá con una lavadora o un lavavajillas (suponen un casi un 12 y un 6 por ciento de la energía, respectivamente). Elegir una lavadora clase A+++ puede consumir casi la mitad de energía que una de clase D. Esto se traduce en un ahorro de más de 500 euros en la factura eléctrica. Además, se evitaría la emisión a la atmósfera de más de media tonelada de CO2, y el consumo de más de 35.000 litros de agua. Sin ninguna duda estamos se trata de una inversión a futuro.

   CONSEJOS PARA AHORRAR EN LA FACTURA

   - EL FRIGORÍFICO Y LA LAVADORA:

   Además de, como decíamos, no fijarnos demasiado en el precio del aparato cuando lo vayamos a comprar sino en si es de buena calidad, si va a ser eficiente y va a ayudarnos con la factura de la luz, también existen otros pequeños consejos que podemos poner en práctica. En lo que respecta al frigorífico o congelador es importante no dejar la puerta abierta o abrirla a todas horas. De esta forma vamos a evitar que el motor trabaje en exceso.

   Si vamos a coger cuatro cosas, primero pensamos qué vamos a necesitar para abrir el frigorífico solo una vez, no las cuatro veces. Debemos también evitar introducir alimentos muy calientes, porque esto hace que el aparato incremente su esfuerzo para enfriarlos y, por lo tanto, consuma más.

   Si hablamos de la lavadora o del lavavajillas no hace falta que os digamos que debemos ponerlos cuando tengamos suficiente carga. De este modo no solo estaremos ahorrando electricidad sino también agua, jabón y tiempo. Además, utilizar programas cortos y lavados en frío o hasta 30 grados (ya que la mayor parte de la energía se utiliza para calentar el agua) nos ayudará a ahorrar electricidad y a gastar menos agua. Ser responsables es muy importante también

- EL TELEVISOR:

¿Sabías que el 'Stand by' del televisor consume tanto como un ordenador a pleno rendimiento? Pues sí, lo hace. Por eso, no solo os vamos a recomendar apagar la televisión cuando nadie la está viendo pero sigue ahí de fondo encendida -un gasto tonto pero que se hace en casi todas las casas-, sino también desconectar la tele de la corriente, sobre todo cuando nos vamos a la cama.

   El televisor se sitúa en el tercer lugar de los aparatos que más consumen con más de un 12 por ciento de la energía y uno de los grandes culpables de este consumo es el 'Stand by', el conocido como ‘consumo fantasma’. Por eso, si seguimos este consejo posiblemente consigamos también reducir su consumo. No obstante, es importante fijarse también en la edad del televisor y en el modelo: cuanto más viejo, menos eficiente y más consume; un LCD de 32 pulgadas usa la mitad de la electricidad que un plasma de 42 pulgadas.

   OTROS PEQUEÑOS GRANDES CONSUMIDORES

La tostadora, la consola, el secador del pelo, el portátil y ordenador de sobremesa, la plancha. Pequeños gigantes que se utilizan todos los días y que poco a poco van haciendo de las suyas en la factura de la luz.

   El handicap de la tostadora, por ejemplo, es que se usa durante muy pocos minutos al día y de forma puntual, no de forma prolongada, como es el caso del frigorífico que trabaja continuamente, o el de la lavadora, que utiliza más tiempo. De ahí que su elevado consumo eléctrico pase desapercibido. No obstante, no está de más saber que sí es uno de esos pequeños grandes consumidores.

   Con respecto a la consola hay que aclarar dos puntos importantes. Varios expertos aseguran que ver películas con la consola y dejarla en modo 'Stand by' consumen muchísima energía y que debería evitarse hacerse estas dos cosas.

   Otros de los aparatos que consumen energía por encima de sus posibilidades son los secadores de pelo. Para las mujeres que lo utilizan a diario parece que va a ser algo complicado hacerles cambiar de opinión, pero una buena opción, no solo para tu factura sino para tu pelo, es dejar que tu cabello se seque al aire, de forma natural.

   Con respecto a los portátiles y ordenadores de sobremesa (que consumen un 7,4 por ciento del total de la factura energética) os aconsejamos apagarlos cuando no los uses, porque, como dicen los expertos, cualquier pequeño ahorro, por muy pequeño que sea, tendrá un gran impacto.

   Y por último mencionamos la plancha, otro pequeño electrodoméstico con altas potencias que provoca un gran consumo en la factura. Nuestra recomendación es utilizarla cuando tengamos una gran cantidad de pendas para planchar. De esta forma no estaremos conectando a la corriente el aparato cada dos por tres.