Actualizado 28/03/2017 13:13 CET

Logran producir células madre 'inmortales' capaces de fabricar sangre artificial de forma casi ilimitada

Glóbulos rojos, sangre
PIXABAY

   MADRID, 28 Mar. (EDIZIONES/Portaltic) -

   Científicos de la Universidad de Bristol, en Reino Unido, han logrado producir de forma prácticamente ilimitada glóbulos rojos a través de células madre adultas sometidas a un proceso que las vuelve casi inmortales, un avance que puede suponer una revolución médica para las trasfusiones sanguíneas.

   En la investigación, los científicos han utilizado células madre adultas que son capaces de producir células sanguíneas de forma natural, aunque en el estudio lo han hecho de manera 'in vitro'. La investigación y sus conclusiones han sido publicadas en la revista Nature por el equipo de la Universidad de Bristol, en colaboración con NHS Blood and Transplants.

   Hasta ahora, en todas las investigaciones precedentes que siguen este enfoque, se había observado que las células madre en condiciones 'in vitro' eran capaces de producir solamente 50.000 células cada una, una cantidad insuficiente dado que cada bolsa de trasfusión estándar contiene de media un billón de glóbulos rojos.

   La vida limitada de las células madre deja de ser un problema en este último estudio, ya que sus científicos han desarrollado un método que altera su ADN para que estas células se mantengan en su estado inicial de forma indefinida. De esta forma, las células madre adultas tratadas 'in vitro' logran producir grandes cantidades de glóbulos rojos sin morir.

   El potencial médico de este descubrimiento puede revolucionar el sector de las transfusiones de sangre y solucionar la escasez de reservas. No obstante, la intención de los investigadores no es "sustituir las donaciones de sangre sino suministrarla a grupos específicos de pacientes", según ha declarado en un comunicado Dave Anstee, director de la unidad de investigación de NHS.

   Los principales receptores de la sangre producida de forma artificial podría ser los pacientes con enfermedades sanguíneas crónicas como la anemia y la talasemia, según Anstee. Asimismo, sería posible emplear esta técnica para producir reservas de sangre para las personas con grupos sanguíneos raros y que actualmente tienen dificultad para encontrarlos.

Para leer más