Actualizado 08/02/2010 18:10 CET

La propuesta de Telefónica: inesperada en España, debatida en Europa

presidente de Telefónica, Cesar Alierta
ep

MADRID, 8 Feb. (Portaltic/EP) -

La propuesta formulada por el presidente de Telefónica, César Alierta, sobre cobrar a los buscadores por utilizar la línea de Red ha suscitado una serie de cuestiones que todavía no se habían planteado en España y que, a día de hoy, no tienen respuesta.

La principal sería la manera en que podría llevarse a cabo los planes de la operadora, ya que Alierta no avanzó ningún detalle sobre la medida. En caso de que los buscadores no aceptaran el pago exigido, una posible sanción sería la de discriminar determinados contenidos en la Red, algo que supondría un delicado trabajo para la operadora.

Asimismo, la regulación entre las relaciones de las operadoras y los buscadores supondría una novedad que todavía no está contemplada en la Ley. La comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) es el organismo encargado de mediar en los conflictos del sector, si bien la Ley General de Telecomunicaciones no contempla este tipo de situaciones ni designa un regulador.

En cambio, en Europa este debate ha llegado antes y todavía sigue abierto. Reino Unido es el principal ejemplo, gracias a la polémica que suscitó la decisión de British Telecom de reducir la velocidad de transmisión de vídeos 'colgados' por la BBC, al entender que eran muy 'pesados' debido a la alta definición.

"No podemos dar a los proveedores un servicio mejor completamente gratuito y seguir esperando que los clientes dispongan de los contenidos al precio que ellos esperan", afirmó en aquella ocasión el responsable de BT, John Petter.

A raíz de la propuesta de pedir dinero a los proveedores de vídeo, como hizo BT con la BBC en esta ocasión, otros operadores se animaron a estudiar la propuesta. Virgin y BSkyB eran en aquel momento los dos principales proveedores que estarían en el punto de mira de estas empresas.

El organismo regulador británico Ofcom también se pronunció favorablemente al movimiento de British Telecom, asegurando que no "veía ocasión" para intervenir en el mercado ante la decisión de una empresa privada.

A día de hoy, la Comisión Europea continúa debatiendo el tema de la neutralidad de la red, por lo que en caso de aprobar una directiva debería ser transpuesta a la legislación española. Por el momento, la aprobación del Paquete Telecom ya fue criticado debido a la puerta abierta que dejaba a los cortes de Internet sin orden judicial previa.