Actualizado 05/10/2015 15:40 CET

Cuatro años de la muerte de Steve Jobs

   MADRID, 5 Oct. (Portaltic) -

    Este lunes 5 de octubre se cumplen cuatro años del fallecimiento del mítico Steve Jobs, creador de Apple y origen - junto a Bill Gates con Microsoft - de una buena parte de la tecnología que conocemos y utilizamos hoy en día.

   Considerado por muchos como un genio y un revolucionario con la capacidad de anteponerse a las necesidades futuras, la muerte de Jobs por un cáncer de páncreas provocó las lágrimas de todo el mundo en aquel 2011.

   Este lunes, el mundo de la tecnología rememora al cofundador de Apple. Su compañero y actual CEO de la empresa, Tim Cook, le recuerda con cariño "por quien fue y por lo que defendió. Le honramos continuando con el trabajo que él amaba tanto", como ha expresado en Twitter.

   

   La vida de Jobs, incluso ha sido objeto de admiración en estos años; biografías y biopics que intentan trasladar al público una visión más humana, aunque con discrepancias por parte de sus personas más allegadas, de una que logró sobreponerse a las adversidades y crear un imperio tecnológico, que muchos consideran incluso una seña de identidad.

LA VIDA DE UN VISIONARIO

   Poco hay que no se sepa a estas alturas sobre la historia de Jobs. Sin embargo, pocas convierten al personaje en leyenda. Su carrera nació en 1976 en un garaje de la mano de Steve Wozniak con la creación de una máquina a la que llamaron Apple I, la cual era simplemente un teclado y un procesador que se conectaban a una pantalla, algo que hoy en día parece de risa, pero que en aquella época fue el inicio de todo un legado.

   Apple II se sucedería un año más, en 1977, y este fue el que realmente desencadenó toda una serie de éxitos que se suceden hasta la actualidad.

   El iMac fue el primer ordenador desarrollado en la segunda etapa de su carrera, ya con más recursos, presupuesto y, sobre todo, con mucha ilusión. Con su salida al mercado en 1998, el consumo de este tipo de tecnologías por parte de las personas dio un cambio radical: se trataba del primer monitor con CPU integrada, algo prácticamente impensable hasta ese momento.

Para leer más

   Ese mismo año, además, Jobs contrató al que sería tras su muerte el CEO de la compañía, Tim Cook, cuya presencia en Operaciones Mundiales ayudó a elevar los beneficios.

   Ya en los años 2000, Jobs fue el cerebro del crecimiento de Apple dentro del mundo de lo portátil. En 2001 el famoso iPod trajo consigo una fuerte mejora respecto a su competidor, el walkman de Sony, que ya se quedó totalmente obsoleto. Tras ser la cabeza de la creación de iTunes y la App Store, Jobs fue elogiado hasta la saciedad cuando, en 2007, la compañía de Cupertino se introducía en el mercado de los 'smartphones' con el iPhone, el primer dispositivo con pantalla táctil e Internet bajo el mismo producto.

   Un año antes de su triste final, Jobs volvió a revolucionar el mundo tecnológico con el estreno del iPad en 2010, una alternativa mucho más que llamativa para quienes no quisieran usar un ordenador portátil y el 'smartphone' se les quedara corto.

   En enero de 2009 se le diagnosticó la enfermedad que, años más tarde, supuso el fin de sus días: el cáncer de páncreas. Con la intención de salir adelante, se retiró de la vida laboral durante un tiempo, pero, tras su reincorporación, en 2011 se vio obligado a dejarla de nuevo.

   Finalmente, el 05 de octubre de 2011, Steve Jobs fue vencido por su enfermedad, pero su recuerdo es algo que seguramente nunca conseguirá dejarnos, tanto por sus genialidades tecnológicas como por esa personalidad que tanto le caracterizaba y con la que supo ganarse a millones y millones de consumidores por todo el mundo.