Alfonso Cobo, el español de 25 años que ha revolucionado Instagram Stories con una 'app' que Dulceida puso de moda

Actualizado 22/11/2018 16:10:50 CET
Alfonso Cobo, creador de Unfold
ALFONSO COBO

   MADRID, 22 Nov. (Portaltic/EP) -

   Unfold, una de las apps de éxito del momento, nació de un despiste de Alfonso Cobo. Este arquitecto español de 25 años buscaba una solución rápida para presentar su currículum de forma digital tras olvidarse de la fecha de una feria de empleo que se celebraba en su campus universitario. Como si fuese una revelación, cogió 500 dólares de ahorros y con la ayuda de un ingeniero ruso creó ‘Portafolio’, una app que permite mostrar diseños y fotografías con la ayuda de plantillas inspiradas en el diseño editorial de revistas independientes.

   “Justo en ese momento Instagram lanzó las ‘Stories’ y mi cabeza hizo un ‘click’. Conecté las dos ideas y nació Unfold: una serie de plantillas de diseño minimalista con las que la gente comparte las historias con quien realmente quiere”, explica en una entrevista concedida a Portaltic desde Nueva York, donde reside actualmente, poco después de haber sido nombrado por la revista FORBES USA como uno de los emprendedores más influyentes del mundo con menos de 30 años en su ranking ‘30under30’.

   Más de 13 millones de descargas en todo el mundo sitúan a Unfold como una de las apps de referencia en el entorno de Instagram, permitiendo a ‘influencers’ y empresas diferenciarse en el contenido de sus redes sociales, a través de la creatividad y un diseño minimalista. Dulceida, Selena Gómez o el futbolista Sergio Ramos son usuarios de las plantillas diseñadas por este joven español y su equipo.

CON DULCEIDA LLEGANDO AL Nº1

   Fue precisamente Dulceida quien puso de moda la aplicación. “Lo que realmente llegó por sorpresa fue la recomendación por parte de Dulceida, una de las ‘influencers’ más famosas del panorama nacional. En ese momento, Unfold se convirtió en la app viral del momento, y de la noche a la mañana (literalmente), se convirtió en número uno en España”, explica Cobo.

   El CEO de Unfold nació en Canarias, creció en Madrid y acabó estudiando en Londres. “Empujado por mi decepción en la universidad española y la crisis económica decidí mudarme a Inglaterra y pedir un préstamo para poder estudiar arquitectura en Brighton”, cuenta. Se graduó, trabajó como arquitecto, pero lo que le llenaba era el diseño y acabó becado en la Parsons School of Design de Nueva York (EEUU), donde nació la App.

   Alfonso Cobo siempre ha sido un usuario activo de Instagram desde prácticamente su creación y en esta red social ha conocido a algunos de sus mejores amigos y a su socio en Unfold, Andy McCune. Ahora con Unfold se sitúa a sí mismo dentro del grupo de creadores de tendencias: “Tenemos muy buenas ideas para ayudar a nuestros usuarios a crear un cambio a través del ‘storytelling’ en Internet”.

DE LAS PANTILLAS GRATUITAS AL SALTO ‘PREMIUM’

   El modelo de negocio de las Apps como Unfold es complejo. De los 13 millones de usuarios solo el 5 por ciento paga por las plantillas (la aplicación ofrece 25 plantillas gratis y otras 60 ‘premium’). En cifras tan grandes de descargas esto puede suponer unos ingresos importantes, pero el equipo de Cobo trabaja ya en nuevos productos enfocados a las marcas.

   “En 2019 queremos seguir creciendo a través de la colaboración directa con nuevas marcas y con ‘Unfold for Brands’, la introducción de nuevas funcionalidades y colecciones de plantillas en Unfold. Todo a través de nuevas tecnologías que nos ayudarán a compartir las Stories de formas nunca antes vistas”, detalla Cobo, que apuesta por seguir innovando para hacer frente a los competidores que empiezan a copiar su formato de éxito.

   “Tengo tanta confianza en el equipo que sé que siempre vamos a seguir estando por delante de los demás”, reitera el joven emprendedor, defendiendo que las colaboraciones con marcas ayudan a añadir una capa tangible a la empresa digital. “Queremos crear un puente entre lo físico y lo digital a través de las historias y las conexiones personales que se crean a partir de éstas, transmitiendo emociones que no son posibles captar a través de una pantalla”, concluye.

Contador