Crean una llave inteligente que avisa al propietario cuando alguien intenta duplicarla

Actualizado 15/07/2015 17:22:43 CET

   MADRID, 15 Jul. (Portaltic) -

   Los ladrones están perfeccionando mucho las técnicas para entrar a robar en los domicilios. Ya no les detiene ni siquiera una puerta blindada que, además, a simple vista para la Policía, para el propietario y para el vecino no tiene apariencia de haber sido forzada. Una nueva técnica se está extendiendo a pasos agigantados entre los ladrones: el 'bumping'. Y es que, en efecto, no se fuerza la puerta, se utiliza una llave maestra para abrirla.

   Para combatir esta técnica delictiva, la compañía española INN Solutions ha patentado una llave inteligente que avisa de los intentos de robo por mensaje inmediato al móvil o correo, en el mismo momento en que se manipula la cerradura.

   La llave inteligente registra las peticiones de copia y envía un SMS al propietario cuando se está duplicando o intentando duplicar las llaves de su cerradura. Este sistema cuenta con tres elementos para garantizar la máxima protección de la cerradura: la llave inteligente, el bombín de seguridad con sistema 'antibumping' o llaves maestras y el software 'keycontrol'.

   El sistema, también incluye una cerradura, que incorpora hasta 23 componentes internos para verificaciones de llave correcta antes de permitir su giro. El mecanismo es capaz de detectar las llaves fraudulentas y se bloquea para obstaculizarles el paso. Esta cerradura se compone de bombines fabricados con una mecánica de alta resistencia a prueba de ataques destructivos como extracción o rotura.

  

   Habitualmente, los robos se producen en viviendas unifamiliares tipo chalet, en fin de semana y a plena luz del día. Entre los métodos más utilizados, el 19,2 por ciento de las veces arrancan el bombín de la cerradura con herramientas y el 14 por ciento de los robos utilizan el método conocido como resbalón, que consiste en abrir la puerta utilizando una radiografía o tarjeta de crédito. En España, hay cuatro millones de viviendas que no cuentan con ninguna medida de seguridad, a pesar de que se producen cerca de 127.000 robos al año, según datos del Ministerio de Interior.