Actualizado 17/01/2011 13:56

'Golden Sun: Oscuro Amanecer'

Golden Sun: Oscuro amanecer
NINTENDO

MADRID, 17 Ene. (Mario Jiménez/Portaltic) -

Cuando el mundo está en crisis los héroes son imprescindibles. Incluso aunque sean héroes becarios como los de este juego. Y no lo decimos porque se jueguen la vida a cambio unos pocos euros, sino porque son los inexpertos hijos de aquellos guerreros que salvaron Tale hace treinta años. Ahora el destino está en sus manos, así que mejor que les echemos una mano.

Lo mejor:

- Los puzles son muy ingeniosos.

- El sistema de combate.

Lo peor:

- Los diálogos se hacen eternos.

- Las decisiones que tomamos no influyen nada en el desarrollo.

Cuando allá por 2002 la recién estrenada Game Boy Advance recibía el primer 'Golden Sun', el mundo del RPG se puso de enhorabuena porque aquel título mostraba las grandes posibilidades de la portátil y además aportaba grandes y necesarias novedades al género. 'Oscuro Amanecer' supone la tercera entrega de la saga y se ha hecho esperar porque, tras muchos rumores, en 2009 Camelot confirmaba que ya estaba manos a la obra. Y lo cierto es que la espera ha merecido la pena porque, aún sin ser el mayor juego de rol de la NDS, es uno de los mejores que hemos visto últimamente.

La historia comienza cuando Tyrell, hijo de uno de los tres guerreros de Tale, se destroza un importante objeto necesaria para mantener la paz en el mundo. Tras la catástrofe, Matt y Karis, los vástagos de los otros dos guerreros de Tale se unen para intentar reparar el artilugio. Al comienzo, y a modo de tutorial, contamos con la ayuda de nuestros padres, pero al poco seremos nosotros los encargados de dirigir nuestro destino.

Los tres jóvenes han heredado el poder psinérgico de sus padres, una fuerza que les permite controlar los cuatro elementos esenciales de la naturaleza; aire, tierra, fuego y agua. Esta Psinergia no sólo nos sirve para lanzar poderosos conjuros o magias, sino que además se puede usar para influir en los escenarios y conseguir así avanzar.

Estos poderes se ven favorecidos y potenciados por los Djin, unos seres que forman parte igualmente de los elementos naturales y que van apareciendo a lo largo de la aventura. Hay más de 80 y se pueden asignar a los personajes de la manera que más nos guste. Por supuesto, un Djin de agua se compenetrará mejor con un personaje de agua, pero no pasa nada por colocárselo a otro héroe. De hecho, lo mejor es ir haciendo combinaciones hasta encontrar la que mejor se adapta a nuestro estilo de combate. Los Djin, además, se pueden utilizar para invocar poderosos espíritus que vendrán en nuestra ayuda cuando más los necesitemos.

Al principio, nuestras habilidades estarán bastante limitadas pero a medida que progresamos y adquirimos puntos de experiencia, los personajes van aprendiendo nuevas técnicas de combate y conjuros. Lo mismo sucede con la cantidad de héroes que podemos controlar: según avanza la historia, a nuestro grupo se van incorporando nuevos personajes que aportan equilibrio y posibilidades extra. Y aunque sólo podemos manejar a cuatro, es posible mantener a otros en la reserva y llamarlos al combate cuando más falta nos hagan.

UN MUNDO POR DESCUBRIR.

Como en todo buen RPG, la exploración y la visita a pueblos y ciudades es parte fundamental. En 'Oscuro Amanecer' contamos con un mapeado muy extenso, con la posibilidad de reconocer parajes que no son necesarios para la historia principal pero en los que podemos encontrar elementos valiosos para progresar. Así pues, buscad un calzado cómodo y preparaos para caminar.

Los combates son muy frecuentes y la variedad de monstruos a los que nos enfrentamos es verdaderamente grande. Además, la curva de dificultad en estos encuentros aleatorios está muy bien ajustada y progresa de forma exponencial. En la misma línea son habituales los enfrentamientos con jefes que no nos pondrán las cosas nada sencillas.

Algo destacable es que las luchas no llegan a aburrir nunca gracias a las enormes posibilidades del sistema de combate. Y es que, aunque no hayamos desbloqueados toda la fuerza de los personajes, la cantidad de conjuros, combinaciones y ataques es amplísima. Eso sin contar con la casi infinidad de objetos que podemos comprar o encontrar a lo largo de los escenarios y que incrementan el poder de los héroes.

Los escenarios, además, están llenos de obstáculos que nos impiden avanzar y que tendremos que vencer echando mano de nuestros poderes psinérgicos. Por ejemplo, habrá que derretir bloques de hielo con el poder del fuego o hacer crecer plantas con el poder del agua.

En esta misma línea se encuentran unos puzles que destacan por su buena factura y por cómo obligan a combinar las habilidades de todos los personajes para poder resolverlos. En líneas generales no son especialmente complicados, pero en momentos importantes para el desarrollo de la historia la dificultad se eleva a niveles bastante altos que, por suerte, no llegan a desesperar.

EL LADO OSCURO DEL AMANECER.

A 'Golden Sun. Oscuro Amanecer' le pasa como a todo en la vida: que a pesar de sus muchas cosas buenas, no es perfecto. Por ejemplo, su argumento es algo flojo porque la historia avanza lentamente y dejando muchas lagunas por el camino. Igualmente, los momentos de diálogo (que, por cierto, no se pueden omitir) son excesivamente largos. Así que no os extrañéis si habitualmente la acción se ve interrumpida por conversaciones de más de cinco minutos.

En la misma línea, el juego es corto para tratarse de un título de rol. Tras siete años de desarrollo, cabía esperar un aventura más larga y profunda, pero al final en cuestión de 20 horas habréis finiquitado la historia. Y las opciones de multijugador son nulas y las de rejugar también escasean.

A pesar de este pequeño lado oscuro, el resultado global es muy bueno. Técnicamente se ha optado por las tres dimensiones y por unos escenarios detallados y coloridos. Es cierto que las animaciones de los personajes son mejorables exceptuando las que aparecen los combates, que son sobresalientes. La música va acorde a la acción y aunque no es muy variada, está bien elaborada. Eso sí, no tiene voces de ningún tipo pero no se echan de menos.

CONCLUSIÓN.

'Golden Sun. Oscuro Amanecer' es uno de los grandes juegos de rol para la portátil de Nintendo sin ser brillante. Y no lo es por los lastres que arrastra durante las escasas 20 horas que dura la historia: un argumento mejorable, unos momentos de diálogo interminables y la corta duración para tratarse de un RPG. En el otro lado está el excelente sistema de combate y las grandes posibilidades que ofrece, que consiguen que los numerosos enfrentamientos no sólo no llegan a aburrir, sino que son divertidos. Puede que resulte sencillo para los jugadores expertos, pero lo cierto es que la curva de dificultad crece adecuadamente. Puede que los siete años que Camelot ha tardado en desarrollar el juego hubieran podido aprovecharse mejor, pero el resultado en conjunto roza el sobresaliente.

Nota:

Gráficos: Las tres dimensiones, los detallados escenarios y las animaciones en los combates conforman un muy buen conjunto. 8.

Sonido: Aunque las canciones podrían varias un poco más, la BSO va muy acorde con la historia y cuenta con una buena composición. No hay voces. 8.

Diversión: Los combates son intensos, divertidos y nunca llegan a aburrir. A la historia le falta un poco de 'chicha', pero se le perdona. 8'5.

Total: El conjunto de todos los factores es bueno, pero queda la sensación de que se podría haber hecho algo más. A pesar de todo, no dudéis en darle una oportunidad. 8.

Desarrollado por Camelot y editado Nintendo, 'Golden Sun. Oscuro Amanecer' ya está disponible para Nintendo DS a un precio recomendado de 39,95 euros y para mayores de 12 años, según el código PEGI.