Actualizado 19/10/2017 18:52 CET

Sad Satan, el inquietante juego de terror de las profundidades de Internet

   MADRID, 3 (Portaltic)

   Aunque creamos que lo hemos visto todo en Internet, lo cierto es que, bajo el enorme enmarañado de páginas web indexadas por los motores de búsqueda, pervive una porción aún mayor de la red conocida como “Internet profunda”; un submundo virtual que es prácticamente imposible de rastrear y que alberga todo tipo de contenidos inquietantes. Uno de ellos es Sad Satan, un videojuego de terror que no puede encontrarse en las tiendas tradiciones ni en las plataformas de descarga como Steam, sino solo en los rincones más oscuros de la Internet clandestina o profunda (deel web)

   Como se aprecia en el vídeo, el juego hace honor al lugar en el que se encuentra y presume de una ambientación de lo más perturbadora, incluso con unos gráficos toscos nada comparables a los de los últimos referentes de los videojuegos de terror. La iluminación escasa y los sonidos distorsionados crean una auténtica atmósfera de inquietud, aunque definitivamente es la sensación de estar ante una rareza, un juego solo al alcance de una minoría, lo que lo convierte en una experiencia siniestra.

   El videojuego fue hallado con Tor, en una página web de la Internet profunda en la que la gente publicaba contenidos de forma completamente anónima; Sad Satan estaba firmado con las iniciales ZK. El usuario de Youtube que lo encontró, lo descargó en su ordenador y publicó un gameplay en su canal de vídeos Horror Obscure, para darlo a conocer de forma masiva.

   En la segunda parte del gameplay, podemos comprobar que el protagonista del videojuego no se encuentra solo en ese opresivo y asfixiante laberinto:

   Hay incluso un tercer vídeo en el canal de Youtube. No obstante, el usuario acabó por desinstalar y borrar el videojuego, debido a que empezaron a aparecer documentos extraños en su escritorio. Si alguien quiere conseguir el link de descarga y probarlo por sí mismo, tendrá que indagar en las tenebrosas profundidades de Internet.

Para leer más