FACUA pide inspecciones y la clausura de tiendas que vendan petardos a niños por debajo de la edad legal

Un petardo puede dejar ciego a una persona.
ISTOCK
Actualizado 26/12/2017 14:11:27 CET

MADRID, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un menor pierde la mano en Jaén al explotarle un petardo en Nochebuena

La asociación FACUA-Consumidores en Acción ha pedido a comunidades autónomas y ayuntamientos que desarrollen inspecciones para detectar establecimientos que venden artículos de pirotecnia a niños por debajo de las edades establecidas en la normativa que regula el uso en función de su peligrosidad. La petición se ha producido tras el accidente en Jaén la pasada madrugada del día 25 de diciembre en el que un niño de 13 años sufrió la amputación de la mano izquierda al explotarle un petardo que trataba de encender.

Así, FACUA ha asegurado que espera que la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de la capital jiennense investiguen en qué establecimiento fue vendido el petardo para que puedan ser depuradas las pertinentes responsabilidades civiles y penales si se lo suministraron directamente al menor o a otros de su edad.

Asimismo, la asociación ha reclamado que se evalúe si el producto cumplía con sus obligaciones en materia de etiquetado, donde debe advertirse de la edad mínima a partir de la que puede ser adquirido y utilizado.

En esta línea, FACUA ha instado a las administraciones que apliquen sanciones económicas y clausuren aquellos establecimientos que comercialicen artículos pirotécnicos a menores que no tengan las edades mínimas fijadas en el Real Decreto 989/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el Reglamento de artículos pirotécnicos y cartuchería.

Además, la organización ha exigido controles exhaustivos sobre los fabricantes de pirotecnia a fin de verificar que cumplen sus obligaciones en el etiquetado. Éste debe indicar, entre otros datos, la edad mínima a partir de la cuál pueden ser adquiridos: 12, 16 o 18 años, en función del nivel de peligrosidad de estos artículos, según lo establece el artículo 114 del citado Real Decreto.

FACUA ha señalado que los artículos de pirotecnia que pueden ser adquiridos a partir de 12 años, de la categoría F1, son de muy baja peligrosidad y nivel de ruido insignificante, destinados a ser usados en zonas delitmitadas, incluido el interior de edificios residenciales.

Aquellos de categoría F2 pueden venderse a niños a partir de 16 años, son de baja peligrosidad y bajo nivel de ruido y están destinados a usarse al aire libre en zonas delimitadas.

Los artificios de pirotecnia de peligrosidad media, categoría F3, sólo pueden venderse a mayores de 18 años y únicamente pueden usarse al aire libre en zonas de gran superficie. Los de alta peligrosidad, F4, están destinados al uso por parte de expertos, a nivel profesional.

Por último, la organización ha apelado a la responsabilidad de los padres en el control sobre el uso de petardos por parte de los niños, pues según han asegurado, los adultos pueden comprobar si éstos son adecuados a la edad de los menores con una mera revisión de su etiquetado.