Cabrera inaugura en Pekín la segunda fase de los cursos de formación para los intérpretes de los JJOO

Actualizado 20/10/2007 16:15:12 CET

PEKIN, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, inauguró hoy en la capital china la segunda parte del curso para traductores e intérpretes de español impartido por el Instituto Cervantes.

El curso, que se compone de dos partes de 75 horas cada una, se puso en marcha en el primer año de vida del Instituto con fondos españoles para formar a casi un centenar de estudiantes de lengua chinos que trabajarán como intérpretes de las delegaciones españoles en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

"En poco más de tres meses pasó de ser una brillante idea a una sólida realidad, que ha contado con la favorable acogida de los estudiantes y que debe convertirse en un modelo a seguir para la difusión del idioma español", declaró en el acto Cabrera, que manifestó su convencimiento de que el curso ayudará a fortalecer las perspectivas de colaboración entre China y España y les confesó a los estudiantes presentes su "sana envidia" por contar en su haber dos lenguas cuyo manejo "les abrirá las puertas de los cinco continentes".

Según señaló la ministra, una parte de los estudiantes (todos ellos becados, y seleccionados entre los alumnos de los últimos cursos de español de ocho universidades de Beijing y Tianjing) disfrutarán además de prácticas remuneradas durante los Juegos financiadas por instituciones españolas, y se creará una vía para que todos puedan aportar sus conocimientos a la cita olímpica.

"Van a ser anfitriones, testigos y actores privilegiados del mayor acontecimiento olímpico de los próximos años", agregó la ministra, que se mostró convencida de que "China sorprenderá con unos Juegos inolvidables".

Elaborado en la propia sede del Instituto Cervantes en Beijing con material recopilado por sus profesores, el curso, según indicó Fátima Álvarez, coordinadora académica, no se compone exclusivamente de un listado de vocabulario deportivo, sino que ha consistido en un verdadero chapuzón cultural con el que el profesorado ha intentado transmitir a los jóvenes a ver su propio país con ojos españoles.

"Han aprendido sobre su propia cultura cosas sobre las que no eran conscientes", comentó Álvarez, que puso como ejemplo la típica sonrisa con la que los chinos responden ante la existencia de un problema y que para un occidental puede resultar exasperante.

"El curso también ha sido un 'shock' para los propios alumnos, porque están acostumbrados a clases controladas, donde todo les viene dado por el profesor, y nosotros les sometíamos a situaciones imprevistas como que un ciclista resulte atropellado y les obligábamos a reaccionar", señaló Álvarez, que reconoció que la faceta creativa "la llevan muy mal".

Además de presentar la nueva etapa del curso de traducción la ministra de Educación entregó el primer premio de Traducción Tinta China, otorgado a estudiantes chinos que tradujeron relatos cortos en español inéditos en mandarín, e inauguró la exposición "Extraños en el paraíso. Fotografía contemporánea en el País Vasco", que permanecerá en la sede beijinesa del I. Cervantes hasta el 9 de diciembre. La muestra está compuesta de 22 obras procedentes del ARTIUM de Álava.

Para mañana está prevista la asistencia de Cabrera a la Feria Europea de Educación Superior y la firma de un memorando de entendimiento en materia educativa con el Ministerio de Educación chino, por el cual ambos se comprometen a incrementar la colaboración en la enseñanza de idiomas, en información educativa y formación profesional, entre otras.