La rectora de la UAB admite que cambiar el sistema de evaluación es una "cesión" necesaria para mantener la "paz social"

Publicado 31/10/2019 16:11:39CET
La rectora de la UAB, Margarita Arboix (a la derecha) en un acto de en la Cámara de Comercio de España.
La rectora de la UAB, Margarita Arboix (a la derecha) en un acto de en la Cámara de Comercio de España. - CRUE

   Arboix acusa a los partidos de utilizar electoralmente los conflictos en las universidades: "Y no excluyo a nadie"

   MADRID, 31 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La rectora de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), Margarita Arboix, admite que la decisión de las universidades catalanas de permitir un examen final para los estudiantes que no acuden a clase es una "cesión" en "una situación de excepcionalidad", pero considera que es una medida necesaria para mantener la "paz social" en las facultades.

   En declaraciones a Europa Press tras participar en un acto de la Cámara de Comercio de España en Madrid, Arboix ha calificado como "una buena salida" el acuerdo que la UAB y otras universidades catalanas han alcanzado con los estudiantes que secundan huelgas para protestar contra la sentencia del 'procés'.

   Este miércoles, la UAB aprobaba flexibilizar la evaluación académica de este cuatrimestre permitiendo una "prueba de síntesis final" para los estudiantes que lo soliciten y no puedan seguir la evaluación continua habitual en las universidades.

   Según la rectora, esta medida "no es solo para los estudiantes de las manifestaciones" sino también "para el estudiante que se encuentra cortada la carretera al ir a la universidad", y la considera equiparable al examen de "repesca" o recuperación que tienen los estudiantes cuando suspenden la evaluación.

   "Eso ha permitido que en mi universidad desde el martes de la semana pasada los estudiantes se han respetado. Los que han querido ir a la manifestación han ido, y los que han querido hacer los exámenes los han hecho, y eso no lo cuenta nadie", añade Arboix, que se muestra crítica con el tratamiento informativo de la situación en las universidades catalanas, y acusa a los partidos de utilizarla electoralmente.

   "El problema fundamental es que estamos en campaña electoral y los partidos utilizan mucho lo que pasa en la universidad, y no se dice realmente lo que ocurre en las universidades", afirma Arboix, que lamenta la actitud de los partidos ante una situación "difícil de gestionar". "Y aquí no excluyo a nadie", añade en referencia a las formaciones políticas.

"ALLÁ ELLOS, ES MÁS DIFÍCIL"

   Para la rectora de la UAB, las universidades catalanas han hecho "lo que no hacen los políticos" para resolver los conflictos entre estudiantes. "Hemos trabajado por el consenso, el diálogo, y eso nos ha hecho ganar estabilidad, y seguro que algo hemos perdido, pero en los pactos y en los acuerdos pierde uno y pierde el otro", apostilla.

   En este sentido, destaca que la medida de establecer una evaluación final excepcional permite la convivencia entre los universitarios que secundan las huelgas y los que optan por continuar el curso con normalidad.

   "Los estudiantes que quieran ir a las manifestaciones y los que se quedan en la universidad tienen toda mi consideración, pero lo que no podemos hacer es que unos impidan la vida de los otros", añade.

   Arboix expone además que el sistema de evaluación final que han permitido universidades como la suya no implica que los estudiantes que acudan al examen final lo tengan más fácil que aquellos con evaluación continua.

   "Los estudiantes se examinarán de lo mismo que se examinan los otros, con los mismos contenidos en un sólo examen. Allá ellos, es su lotería, porque es mucho más difícil", asegura.

Contador

Para leer más