Actualizado 19/05/2011 20:37

Asesores del Gobierno catalán piden a las nucleares que vacíen sus piscinas de combustible para reducir riesgos

Central nuclear de Ascó
EP

También quiere que el Govern reivindique competencias estatales en esta materia

BARCELONA, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El Consejo Asesor para el Desarrollo Sostenible (Cads), órgano asesor de la Generalitat en materia medioambiental, ha emitido un informe con recomendaciones sobre las centrales nucleares en el que pide a Ascó y Vandellòs "que vacíe al máximo las piscinas de combustible gastado" y guarde en instalaciones separadas los residuos, para reducir así el riesgo de accidente.

En la misma línea, el Cads considera necesario que se revisen "exhaustivamente" dichas piscinas, teniendo en cuenta la posible pérdida de refrigeración o eventuales ataques intencionados, e incluso comprobar que estas infraestructuras estén protegidas por un edificio de contención similar al del reactor.

El documento, al que ha tenido acceso Europa Press, especifica asimismo que el almacén temporal centralizado (ATC) de residuos nucleares debería construirse lejos de cualquier central nuclear en activo, siguiendo la misma filosofía de reducir riesgos, aunque reconoce que este planteamiento es contrario a los criterios que baraja el Ministerio de Industria.

El informe, fechado el 27 de abril, reconoce que está inspirado por el grave accidente ocurrido en la central japonesa de Fukushima, ya que el Cads entiende que este suceso debe "proporcionar lecciones de alcance mundial", entre ellas el replantearse el papel estratégico de la energía nuclear y la cuestión de la seguridad en las plantas.

El organismo recuerda que Cataluña genera el 43% de la electricidad que consume con reactores nucleares, lo que la convierte en una de las regiones más nuclearizadas del mundo, por detrás de Francia --78%--, Lituania --76%--, Bélgica --57%-- y Ucrania --48%--.

MÁS COMPETENCIAS

En el texto, los 16 expertos del Cads también le recuerdan al Govern de la Generalitat que la posición catalana es de "absoluta" dependencia respecto al Estado, ya que las competencias recaen en manos del Gobierno central, por lo que reclaman una representación institucional en el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

Por ello, piden que los criterios de la Generalitat sean "determinantes" para decidir qué actuaciones deben acometer los propietarios de las centrales, así como que la administración catalana haga un estudio propio sobre el estado de las plantas, en el que se incluyan riesgos sísmicos, de inundaciones e incluso ataques terroristas.

La participación del Govern debería servir también para analizar la viabilidad y la suficiencia de los planes de emergencia y evacuación de la población en los alrededores de las centrales en un radio que pueda llegar hasta los 80 kilómetros de distancia.

El Cads le pide igualmente a la Generalitat que revise "a fondo" el Plan de Energía de Cataluña, teniendo en cuenta el incremento del precio del petróleo y el "incierto futuro" de la energía nuclear, con el objetivo de potenciar al máximo las energías renovables y las políticas de ahorro y eficiencia energética.