Equo reclama un plan de cierre para las centrales nucleares españolas tras la explosión del reactor de Fukushima (Japón)

Actualizado 14/03/2011 18:32:24 CET

MADRID, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

Proyecto Equo, que lidera el ex director de Greenpeace Juan López de Uralde, ha exigido un plan de cierre para las centrales nucleares españolas tras la explosión en un reactor en Fukushima-Daiichi en Japón a consecuencia del terremoto de 9 grados de magnitud en la escala Richter registrado el pasado viernes.

Así, Equo considera que los sucesos de Japón ponen de manifiesto la "vulnerabilidad y peligrosidad" de las centrales nucleares frente al discurso "repetido del lobby nuclear de que las nucleares son seguras".

A su juicio, la realidad "vuelve a demostrar" que las plantas atómicas son un elemento con un "potencial peligroso impresionante y nunca 100 por cine controlable".

Además, recuerda que el reactor japonés es similar al de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) sobre el que pesa una orden ministerial de cierre prevista para 2013, un año más tarde de la promesa electoral del Partido Socialista de cerrarla en 2012, al tiempo que subraya que con la Ley de Economía Sostenible, se han introducido "nuevas incertidumbres" sobre las fechas de cierre de las nucleares.* "Ha llegado el momento de poner en marcha un Plan de cierre de las centrales nucleares en España, comenzando por el cierre inmediato de Garoña", ha expresado López de Uralde, para quien es "urgente" una estrategia energética basada en el ahorro y la apuesta por las energías renovables que permitan "a medio plazo" prescindir de la energía nuclear y reducir la dependencia del petróleo exterior. "Es posible y estamos a tiempo, pero hay que empezar ya", ha apostillado.

"En España no hay moratoria nuclear desde 1997. La realidad es que no se construyen centrales porque son muy caras. Las que hay en funcionamiento las hemos pagado todos durante 25 años en la factura de la luz, y ahora que están amortizadas lo que plantean es alargar su vida, porque dan enormes beneficios económicos a las empresas. Pero este alargamiento es a costa de la seguridad de los ciudadanos y eso no podemos consentirlo" ha afirmado López de Uralde.

Asimismo, se ha referido al informe 'Cambio Global España 2020/50. Energía, economía y sociedad' que apunta a que se puede prescindir "totalmente" de la energía nuclear sin afectar a la seguridad de suministro de energía eléctrica "en poco tiempo", proponiendo un 70 por ciento de renovables en 2020 y el 100 por 100 en 2030, mediante un sistema energético que reduciría el consumo de petróleo a la mitad y con unos costes menores de los previstos que continuar con el mix energético actual.