España tiene 1.300 áreas con riesgo significativo de inundación, 43 de ellas en Mallorca

Carretera afectada por las inundaciones de Sant Llorenç
CAIB
Publicado 11/10/2018 18:32:14CET

   MADRID, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

   España tiene un total de 1.342 áreas de riesgo potencial significativo de inundación, de las que Baleares cuenta con 43, varias de ellas en la zona afectada por el desbordamiento este martes del torrente de Sant Llorenç. De hecho, esta misma zona ha sufrido en los tiempos recientes seis inundaciones, la última de ellas hace 11 años, el 22 de noviembre de 2007.

   Según datos del Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables del Ministerio para la Transición Ecológica en la actualidad, de estos 1.342 enclaves, en torno a 850 son áreas fluviales de riesgo potencial significativo de inundación y otras 450 son marinas, de acuerdo con los planes de riesgo de inundación aprobados en el año 2016.

   De acuerdo con los mapas de riesgo, que analizan la probabilidad de inundación de una zona a diez, cien o 500 años, se estima que Sant Llorenç puede sufrir un suceso de este tipo aproximadamente una vez cada diez años, más o menos el tiempo transcurrido desde la última, de noviembre de 2017, aunque entonces, según recuerdan, la situación no fue tan grave como en esta ocasión.

   Precisamente, fuentes ministeriales han explicado a Europa Press que éstas áreas con riesgo potencial están siendo revisadas en estos meses en el marco de la primera fase de evaluación preliminar de riesgos, que está en consulta pública porque España tiene que remitir esta revisión a la Unión Europea antes de marzo del próximo año.

   Previsiblemente, señalan que ahora que hay más datos y medios que hace seis años, cuando estas áreas se definieron, las zonas con riesgo aumentarán al incorporarse nuevas zonas disponibles, al tiempo que destacan que España está cumpliendo los plazos y que es de los países más avanzados en esta cuestión en la Unión Europea.

   Por demarcaciones hidrográficas, los planes de riesgo de inundación aprobados en España en 2016 reflejan 110 áreas de riesgo potencial significativo de inundación en Cantábrico occidental; 73 en Cantábrico oriental; 7 en Ceuta; 42 en las cuencas internas de Cataluña; 200 en las Cuencas Mediterráneas de Andalucía; 26 en el Duero; 46 en Ebro; 7 en la isla de El Hierro; 34 en Fuerteventura; 210 en Galicia-costa; 46 en Gran Canaria.

   Además, Guadalete-Barbate cuenta con 44 zonas; Guadalquivir, 110; Guadiana, 43; otras tantas (43) en Islas Baleares; Júcar, 58; La Gomera, 7; Lanzarote, 37; La Palma, 12; Melilla, 5; Miño-Sil, 24; Segura, 44; Tajo, 33; Tenerife, 45 y Tinto-Odiel y Piedras, 35 áreas con riesgo significativo de inundación.

NORMATIVA RECIENTE

   Los planes de gestión de riesgo de inundación se aprobaron en 2016, de acuerdo con una Directiva Europea que establece que estos planes se sujetan a revisiones periódicas cada seis años, de modo que los actuales planes no serán analizados hasta 2021.

   La gestión de estas situaciones comenzó a regularse en 2011, cuando se realizó una primera evaluación preliminar que identificó los lugares más problemáticos bajo la nomenclatura 'Areas de Riesgo Potencial Significativo de Inundación' (ARPSIS).

   Posteriormente, una segunda fase consistió en que una vez identificados estos puntos se desarrolló un Sistema Nacional de Cartografía de los Mapas, que se puede visualizar por cuencas y, la siguiente fase consistió en la elaboración de los planes de riesgo que finalmente se aprobaron en 2016. Desde el Ministerio puntualizan que en el caso de Baleares, fue aprobado en marzo de ese año y que aunque fueron aprobados por el Ejecutivo central, son de competencia autonómica.

   De este modo, afirman que en la actualidad todas las cuencas disponen de planes de riesgo de inundación excepto en Canarias, donde han sufrido un retraso de carácter administrativo.

¿SE CUMPLEN?

   Los planes de riesgo de inundación contemplan actuaciones tales como obras en cauces, obras de restauración de ríos, encauzamientos o de ordenación del territorio. Todo ello se está poniendo en marcha desde 2016 y en la mayor parte de los casos no se han podido implantar todas las medidas.

   Con carácter general la Directiva y los planes de riego de inundación establecen que desde diciembre de 2016 no se puede construir nada nuevo en una zona inundable pero la normativa no permite derribar ninguna construcción anterior. De esta manera, todas las viviendas que se hayan levantado antes de esa fecha en una zona inundable no podrán ser eliminadas y seguirán estando en situación de riesgo potencial de inundación.

   De esta manera, para garantizar el cumplimiento de estos planes, cada año se realiza un informe anual de seguimiento para observar que se acometen las actuaciones previstas, tales como obras en cauce, restauración de ríos, encauzamientos y otras medidas de ordenación del territorio. Estas fuentes ministeriales valoran que España es uno de los países más avanzados en la materia.

   Sin embargo, admiten que aunque los planes están realizados, se observa la necesidad de mejorar en las tareas de prevención y concienciación de la población y de los mecanismos de protección civil, por parte de las autoridades locales y autonómicas de modo que se pueda incrementar el conocimiento de la población y su preparación para una emergencia de estas características.

   En ese sentido, en el marco del Programa Anual de Ejercicios del Mecanismo Europeo de Protección Civil, España acogerá en Madrid un simulacro europeo de inundación fluvial --EU_Riwaterex (Risk WATER flooding EXercise)-- del 22 al 26 de octubre.

   En este simulacro europeo se analizará la capacidad de respuesta del Sistema Nacional de Protección Civil con otros países europeos. Durante su ejecución se simularán inundaciones en la cuenca del Jarama que provocará varios tipos de emergencia y obligará a activar diferentes planes de emergencia y a movilizar los medios nacionales e internacionales.

   El escenario incluirá diferentes intervenciones de contención de inundaciones, bombeo y achique de agua, así como acciones de rescate acuático, en túneles o en cuevas, identificación de víctimas y despliegue de puestos médicos avanzados, entre otros. En el ejercicio participan equipos de Bélgica, Francia, Italia, Portugal y Rumanía.

Contador