Greenpeace dice que el fallo de la ONU sobre el 'Artic Sunrise' sienta "precedente"

Publicado 25/08/2015 13:32:53CET
GREENPEACE

MADRID, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

Greenpeace ha manifestado su conformidad con el veredicto de la ONU sobre la detención por parte de las autoridades rusas del 'Artic Sunrise' en 2013 con 30 tripulantes a bordo, y ha afirmado que espera que el fallo que obliga a indemnizar a Holanda "disuada a otros países de medidas ilegales similares en el futuro".

En este sentido, el asesor legal de Greenpeace Internacional, Daniel Simons, ha declarado que están "contentos" con el dictamen puesto que establece un "precedente importante"; y que los gobiernos existen para defender las normas de la ley, no para actuar como "agentes de seguridad armados" para la industria petrolera.

Asimismo, ha denunciado que este tipo de comportamiento no se limita a las autoridades rusas y que los activistas ambientales se enfrentan a "graves intimidaciones", "en todo el mundo", por parte de "aquellos que desean silenciarlos".

"Esta protesta se produjo fuera de las aguas territoriales de Rusia y no hizo nada para satisfacer la definición legal de la piratería o el vandalismo. Esperamos que esto disuade a otros países de manera similar de intentos agresivos para reprimir la disidencia, ya sea en tierra o en el mar ", ha añadido Simons.

Según explica Greenpeace, fuerzas especiales rusas subieron a bordo del 'Arctic Sunrise' el 19 de septiembre de 2013, un día después de que los activistas protestaran en contra de la extracción de petróleo del Ártico en la plataforma petrolera 'Prirazlomnaya', operada por la empresa estatal Gazprom. El Arctic Sunrise está 'marcado' para los Países Bajos, los cuales iniciaron estas actuaciones, mientras que 30 fueron encarcelados.

Cargos posteriores de piratería y vandalismo contra el 'Arctic 30' originó una protesta internacional, antes de su eventual liberación en diciembre 2013 bajo los términos de la amnistía oficial.

Un tribunal internacional de la ONU dictaminó este lunes que el gobierno ruso quebrantó la ley internacional al detener el 'Arctic Sunrise' de Greenpeace en 2013, tras una protesta "pacífica" contra la extracción de petróleo del Ártico. Este hecho ha sido considerado como una violación a varios artículos de la Convención de la ONU sobre el derecho del mar y, por ello, el fallo ha establecido una indemnización por parte de Rusia al Estado Holandés, bajo cuya bandera navegaba.

Así, el tribunal ha concluido que las tres millas náuticas declaradas por Rusia como 'zona de seguridad' alrededor de la plataforma, no es válida o exigible, y que no tenía fundamento jurídico para apoderarse del buque sin el consentimiento de los Países Bajos.

Para leer más