La sociedad actual, o va hacia la "ecocivilización" o va al desastre, según WWF España en su 50º

El secretario general de WWF, Juan Carlos del Olmo
WWF ESPAÑA
Actualizado 14/08/2018 15:40:50 CET

   MADRID, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El secretario general de WWF, Juan Carlos del Olmo, ha advertido de que o la sociedad actual se dirige hacia la "ecocivilización" que se reconcilia con la naturaleza o va al desastre o dicho de otra manera, entre los retos del futuro, o la población da la vuelta a la situación mundial o irá en la dirección inadecuada.

   La ONG cumple cincuenta años de su fundación en 1968 en una España en la que no existía libertad de asociación y que apostaba por el desarrollismo que se entendía entonces como transformación de zonas húmedas en regadíos, la atracción del turismo de masas a las costas o la sentencia a muerte a numerosas especies que eran consideradas alimañas.

   Así recuerda el secretario general de WWF en una entrevista con Europa Press el inicio de la organización, entonces Adena, con el apoyo de Félix Rodríguez de la Fuente y el Rey Juan Carlos --entonces Príncipe-- que lograron el nacimiento, junto a otros fundadores, de la primera asociación de defensa de la naturaleza en España, en pleno éxodo rural de la población a las grandes ciudades.

       WWF

   Del Olmo recuerda que Rodríguez de la Fuente, para todos 'Félix', fue el gran activo de la defensa de la naturaleza en España y junto con el ornitólogo Francisco Bernis, entre todos encontraron "la herramienta" para canalizar las inquietudes del medio ambiente, en la revista Blanco y Negro y en la televisión de entonces.

   Precisamente, el primer hito de Adena tuvo lugar con la compra de más de 6.000 hectáreas con la intención de crear Doñana y frenar el avance de la agricultura. "En 1968 compramos 3.800 hectáreas más de las que hoy la ONG sigue siendo propietaria", recuerda Del Olmo, que añade que un año después, Adena logró en gran medida con el apoyo del biólogo José Antonio Valverde, Bernís y de Don Juan Carlos la designación de Doñana como Parque Nacional. Pocos años después, añade, en 1973 se logró también salvar las Tablas de Daimiel.

   También rememora el esfuerzo de Félix para lograr la primera Ley de Protección de la naturaleza en España con la que el lobo fue declarada especie cinegética, que estaba "acorralada" en el norte de España. En 1975 Adena fundó el refugio de rapaces de Montejo de la Sierra. "Era increíble que entonces los Parques Nacionales se lograban con el acuerdo de la población rural y con el municipio de Riaza (Segovia) se firmó el primer acuerdo privado para la red de custodia del territorio", destaca.

       Carlos de Aguilera / WWF

   Otro de los principales éxitos de la ONG en España para su actual secretario general fue el inicio de la educación ambiental, con la fundación por 'Félix' del 'Club de linces', al que pertenecieron hasta 30.000 "chavales" que dieron lugar a 130 grupos de linces en toda la Península que fueron después el germen del activismo y el voluntariado ambiental en España.

   "Era un momento de importantes cambios sociales y políticos y en ese contexto nació Adena. Tiene un gran mérito", elogia Del Olmo que destaca que lo "mucho" que han cambiado las cosas en 50 años.

      WWF

   En 1972 la organización comenzó a realizar el primer informe sobre el impacto de especies y aunque entonces apenas ni se hablaba del cambio climático, en este periodo se ha saturado la atmósfera de CO2, la situación de muchas especies es crítica, alerta el secretario general de WWF, que sin embargo, destaca que la sociedad ha luchado "muchísimo" por el planeta y el clima y "entre todos" se ha logrado crear una arquitectura global con la reciente firma del Acuerdo de París contra el cambio climático.

   "Hace 50 años estábamos casi solos en España y en 2018 hay miles de organizaciones en España y en el mundo que hacen una lucha completamente globalizada por el planeta. Han sido 50 años de mucha destrucción, pero también muy interesantes", resume.

ECOCIVILIZACIÓN O NADA

   Por ello, insiste en que la sociedad está en un momento en el que o se dirige hacia "la ecocivilización que se reconcilia con la naturaleza" o va "hacia el desastre" y califica de "apasionantes" los cambios que están por llegar.

   En la actualidad, Del Olmo expone que tras los inicios de Adena, ahora la organización en España está inmersa en "la mayor red de organizaciones" de conservación de la naturaleza, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) que acomete desde proyectos locales de conservación y restauración hasta los más globales como cambio climático, energía, pesca o agua.

     Jorge Sierra / WWF

   Precisamente, el secretario general saca pecho de ese trabajo conjunto de miles de personas a todos los niveles que han llevado a que en la actualidad no haya "ningún logro ambiental" que sea fruto de una sola organización. "Todo se debe al trabajo de una constelación de personas y organizaciones y ese trabajo colectivo es lo más interesante para lograr alianzas para buscar soluciones duraderas para el planeta", considera.

MEDIO SIGLO EN ESPAÑA

   En este último medio siglo asegura que también se han dado pasos en la buena dirección en la conservación en España y, en ese sentido, pone de ejemplo las rapaces, antes consideradas alimañas y hoy son "joyas del patrimonio natural", o el avance en protección del territorio, ya que en la actualidad, el 27 por ciento de España es Red Natura 2000; las zonas húmedas, antes consideradas "insalubres", hoy enclaves a proteger, al tiempo que elogia los avances en materia de legislación y concienciación ambiental.

   "La entrada de España en la UE fue clave y ahora nuestro país goza de una legislación muy buena, aunque con ciertos huecos", comenta.

   Con todo, opina que en España hace falta un homenaje a las organizaciones ecologistas porque lo que hoy está conservado, se debe en parte al papel de la sociedad organizada, cuya labor ha sido, a su juicio, importantísima.

         Alfonso Moreno / WWF

   Sin embargo, a pesar de todos los esfuerzos, insiste en que en el futuro "o se da la vuelta a la situación" o el planeta va en la dirección equivocada. La receta de Del Olmo pasa por acometer un profundo cambio del modelo energético y por una reforma profunda del modelo alimentario.

   "Es preciso transformar la producción de los alimentos y para ello hay que cambiar la agricultura y la ganadería. En estos 50 años hemos pasado de una agricultura que era la gran aliada de la biodiversidad a ser el principal enemigo de la naturaleza y no hay que olvidar que en el presente, la agricultura es uno de los agentes más devastadores", argumenta.

LEY DE CAMBIO CLIMÁTICO

   A escala mundial ve que el principal reto es frenar el cambio climático para lo que reclama al actual Gobierno una ley "realmente ambiciosa" que no se deje comer terreno por los lobbies, la empresas, los sectores políticos y la presión del propio PSOE para mantener el carbón. "Vamos a ver hasta qué punto esta ley será la que nos hace falta. La presión es enorme pero creemos que el Gobierno debería ser consecuente y tomar decisiones valientes", confía del Olmo que augura que esa podría, precisamente, convertirse en la ley más icónica del Gobierno de Pedro Sánchez.

   Otro de los retos en este contexto es la reforma de la PAC, en la que cree que "España tiene mucho que decir" por el impacto de la agricultura en le desarrollo rural, así como la defensa y la protección de la biodiversidad que pasa por modificar la política de aguas, la política forestal, el rescate de especies al borde de extinción e invertir más recursos en la restauración ambiental.

   Por último, desea que la organización no sea necesaria dentro de 50 años porque, en realidad, opina que las ONG ambientales como WWF son "antídotos de un sistema ambiental que no funciona"; en definitiva, un "termómetro de la fiebre del medio ambiente y también el antibiótico".

   "Confío en el nivel de activismo social y en que veremos un cambio en nuestra relación con la naturaleza y en como la sociedad se organiza para defenderla y espero que dentro de 50 años tengamos que dedicarnos más a restaurar lo dañado en vez de tratar de defender el mundo de las amenazas y proyectos atroces", concluye.