Actualizado 07/06/2007 00:54 CET

Unos 4.000 mossos d'Esquadra piden la dimisión de Saura en Barcelona

BARCELONA, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un total de 4.000 agentes de los Mossos d'Esquadra según la Guardia Urbana y el doble según los organizadores se manifestaron esta tarde por el centro de Barcelona a favor del reconocimiento social de la labor policial, aunque la marcha acabó derivando en una protesta contra la gestión de Interior y en concreto de su titular, Joan Saura, del que pidieron la dimisión en repetidas ocasiones.

La manifestación, convocada por los cinco sindicatos de Mossos d'Esquadra con el apoyo de la asociación de mandos APESME, transcurrió de forma ordenada y sin incidentes, a pesar de que el colectivo 'okupa' de Barcelona había convocado a la misma hora una concentración que en algunos momentos estuvo a punto de topar con la de los agentes de la Policía autonómica.

Los manifestantes partieron sobre las 18 horas de plaza Catalunya en dirección a la sede de Interior, en Via Laietana, donde un agente retirado del servicio --con una camiseta que reivindicaba un reglamento de segunda actividad-- leyó el manifiesto consensuado por los cinco sindicatos.

En el texto, los sindicatos SPC, CAT-ME, APPAC, SAP-UGT y SME-CC.OO. -- el sindicato de mandos APESME prefirió mantenerse al margen-- acusaban al departamento de ser el responsable principal del "descrédito" del Cuerpo y aseguraban que Interior era responsable de "haber facilitado, promovido y permitido el descrédito de su propio Cuerpo".

El manifiesto pedía que se asumieran las "responsabilidades políticas oportunas", porque "con su actuación el departamento ha conseguido el desprestigio de la tarea policial y la pérdida de la autoridad legal y moral de los policías", algo que tiene un "precio demasiado alto para los profesionales y para la sociedad a la que sirven y pertenecen".

IRRUPCIÓN DE 'OKUPAS'

El colectivo 'okupa', que a la misma hora había convocado una concentración en el Liceu, trató en varios momentos de hacer notar su presencia en la manifestación, aunque sus intentos fueron abortados por la Brigada Móvil, los antidisturbios de la Policía catalana.

Cuando la manifestación estaba a punto de girar hacia la calle Jaume I, varios encapuchados desplegaron una gran pancarta desde la azotea del edificio de los sindicatos CC.OO. y UGT, en la esquina entre Via Laietana y Argenteria, en la que se se llamaba 'mentirosos' y 'manipuladores de pruebas' a los Mossos d'Esquadra.

Sin embargo, pocos instantes después de desplegar la pancarta, personal de los sindicatos cortó desde una ventana inferior la sábana con la que estaba hecha entre los aplausos de los manifestantes, que contemplaban la acción desde la Via Laietana y que lanzaron gritos de 'okupa quien no bote' y '¡dúchate!' a los encapuchados.

El resto de los 'okupas' trató de llegar desde Liceu hasta la plaza Sant Jaume, hacia donde se dirigían los manifestantes, pero varias furgonetas de la Brigada Móvil se lo impidieron. Los antidisturbios crearon un cordón que no se disolvió hasta que los 'okupas', armados con un gigantesco 'kubotán' de papel de aluminio, desistieron y se marcharon.

Los antisistema, que no llegaban al centenar, desplegaron frente a los miembros de la Brigada Móvil una pancarta, puesta de modo que parecía que eran los antidisturbios quienes la llevaban, en la que se leía 'Dejadnos torturar en paz' y lanzaron gritos en contra de los maltratos en las comisarías.

Cuando finalmente los miembros de la Brigada Móvil se replegaron, los agentes que llenaban la plaza Sant Jaume les jalearon al grito de 'kubotán, kubotán' y 'a por ellos, oé'. Algunos portaban pancartas en las que se podía leer 'Saura, okúpate de nosotros' o insultos hacia algunos periodistas.

SIN DISTINTIVOS

Una vez congregados en la plaza Sant Jaume, todos los representantes sindicales presentes en la marcha --durante la que no se utilizaron distintivos de cada sindicato para evitar la politización-- entraron en el Palau de la Generalitat e hicieron entrega del manifiesto a dos personas del gabinete de Presidencia.

El secretario general de SAP-UGT, Josep Gàzquez, se mostró "muy contento" por el resultado de la convocatoria, de la que dijo que espera que sirva para que Interior les llame para "explicar las medidas que ayudarán a dignificar nuestra labor". Sobre los gritos a favor de la dimisión de Saura, sólo comentó que expresaban "el sentir del Cuerpo".

Del mismo modo se expresó el secretario general del SPC, David José, quien dijo que "a pesar de los intentos de provocación" de los 'okupas' los manifestantes supieron "no caer en la trampa" y reseñó como único incidente el intento de un hombre de robarle la cartera a un mosso durante la manifestación, intento que fue reprimido por el resto de agentes de la marcha.

Lo más leído

  1. 1

    Primera querella contra Illa tras salir de Sanidad, por homicidio, lesiones y prevaricación en su gestión de la pandemia

  2. 2

    La reacción de Francisco Rivera a los insultos de "chulo" y "prepotente" por parte de Isabel Pantoja

  3. 3

    Disney+ retira Peter Pan, Dumbo o El libro de la selva de su catálogo infantil por racistas

  4. 4

    Omar Montes, candidato a ocupar el corazón de Lara Álvarez

  5. 5

    Buscan al exjefe del Seprona en Segovia Jose Manuel Calvo, desaparecido desde el lunes