La acampada en Sol del 15M, premio especial del público de los Premios Europeos Espacio Público Urbano

Acampada Sol Recogiendo El Campamento
EUROPA PRESS
Actualizado 24/04/2012 21:16:31 CET

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona ha concedido el Premio Europeo del Espacio Público Urbano, en su categoría de premio especial del público, a la acampada del movimiento 15M realizada durante dos meses en la Puerta del Sol de Madrid.

La institución concede este galardón a la acampada de Sol como "demostración masiva de ciudadanos que reclaman la mejora del sistema democrático a través de una acampada temporal en una de las plazas más representativas de Madrid".

Según han señalado, el objetivo de la acampada de Sol era el reclamo de cambios profundos en el sistema político y económico vigente. Superando desapariciones intermitentes, el asentamiento se apoderó de toda la plaza tras las manifestaciones del 15 de mayo.

"Obedecía a pulsiones dinámicas que le obligaban a adaptarse de forma constante a las condiciones de cada momento. A veces adquiría la morfología densa y compleja de una alcazaba, mientras que otras se replegaba rápidamente sobre sí misma para dar cabida a una concurrida manifestación", han señalado los convocantes del premio.

La acampada estaba formada por construcciones efímeras y ligeras, ya fueran tiendas de campaña de origen comercial destinadas a pasar la noche o estructuras artesanales, construidas 'in situ' y sobre la marcha con materiales de desecho que adquirían funciones insospechadas.

Cuerdas, cables, lonas, plásticos y cintas adhesivas se aplicaban a ingeniosas construcciones en las que se cobijaban requerimientos logísticos como el de contar con servicios sanitarios o de intendencia. También servían para levantar, con una rapidez asombrosa, carpas de gran luz que protegían a los acampados del sol o la lluvia.

"Las construcciones reservaban, de forma eficaz y decisiva, espacios de interés colectivo como pasillos de circulación, bibliotecas o guarderías. Las tiendas del asentamiento se cimentaban con objetos pesados, como bidones llenos de agua, para no infringir ningún desperfecto en el firme de la Puerta del Sol", ha señalado el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona.

"La trascendencia de esta insólita ciudad evanescente aún es difícil de calibrar. Su condición física y al mismo tiempo dinámica la sitúan a medio camino entre la robustez de la urbs y la contingencia de la civitas. Pero su huella demuestra que el espacio público de las ciudades europeas sigue cargado del sentido político que durante siglos lo ha convertido en escenario de la disidencia", han concluido.