El acusado de matar a su mujer en Melilla estaba expulsado de España y había cumplido condena por maltratar a la víctima

Actualizado 10/07/2007 22:52:12 CET

MELILLA, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El hombre que supuestamente mató a su ex mujer en Melilla hoy de varias puñaladas estaba expulsado de España por numerosos antecedentes penales y había salido hace sólo cinco días de la prisión de Topas (Salamanca) después de cumplir una condena de dos años por malos tratos, según informaron a Europa Press fuentes oficiales.

Un portavoz de la Delegación del Gobierno admitió que el supuesto autor de la muerte de la mujer en este caso de violencia de género, A.S., de 65 años, acababa de cumplir una condena de dos años de prisión por malos tratos a la víctima y había sido devuelto a Marruecos el mismo día de su salida de prisión, el pasado 9 de junio, por lo que "se encontraba en situación ilegal en España".

Asimismo, la misma fuente subrayó que los funcionarios de la UPAP (Unidad de Prevención; Asistencia y Protección) de la Jefatura Superior de Policía de Melilla habían advertido cinco días antes a la mujer de la salida de prisión de su cónyuge, por lo que se puso a su disposición todos las medidas posibles por parte del Cuerpo Nacional de Policía para los casos de órdenes de protección y alejamientos por violencia de género.

A la víctima, A.A., de nacionalidad marroquí, 47 años de edad y con permiso de residencia en Melilla, "se le había ofrecido un teléfono de emergencia de la UPAP, que la mujer había rechazado". No obstante, añadió el portavoz gubernamental, era visitada por los funcionarios de la Jefatura Superior de Policía de formar periódica, y se la había facilitado un número de teléfono del agente encargado de su protección, además del teléfono de emergencia de la Jefatura Superior de Policía (091).

Por otro lado, subrayó que el presunto agresor fue detenido en primera instancia por un agente de la Guardia Civil de paisano libre de servicio que se encontraba ocasionalmente en la zona y que inmediatamente fue auxiliado por agentes de la Policía Local.

Posteriormente fue trasladado a las dependencias de la Jefatura Superior de Policía donde se le está instruyendo el correspondiente atestado para su puesta a disposición del Juzgado de Instrucción número 4 de Melilla, encargado de los casos de violencia de género.

El portavoz gubernamental comunicó que el arma intervenida es un cuchillo de cocina de unos 20 centímetros de hoja que había adquirido en un establecimiento de la ciudad.