Casi el 40% de los españoles optan por la incineración y aumenta a 404 el número de hornos crematorios en el país

Publicado 30/10/2018 19:08:53CET

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

El 38,43 por ciento de los españoles optan por la incineración, un porcentaje que se estima que aumente hasta el 60 por ciento en 2025, según revela el informe 'Radiografía del sector funerario' elaborado por la asociación nacional que representa a las empresas que operan en el sector de los servicios funerarios Panasef.

En esta línea, el número de hornos crematorios ha seguido aumentando en el último año, pasando de 380 en 2016 a 404 en 2017. De esta forma, España sigue siendo el país europeo con mayor número de estos hornos que permiten realizar 1.704 incineraciones en una jornada laboral, frente a la demanda actual de 446 incineraciones diarias.

Según el informe de Panasef, el ejercicio 2017 se sitúa como el año con mayor porcentaje de mortalidad en España desde que existen datos oficiales al respecto, con una cifra de 423.643 defunciones, lo que supone un 3,17 por ciento más que en el año anterior. En 2017 las mujeres, al igual que en años precedentes, fallecen de media 5,3 años después que los hombres. Si bien, la esperanza de vida de ellos ha aumentado cinco meses en los últimos dos años.

A pesar del incremento de las defunciones y del aumento de las cremaciones, España cuenta con un importante número de tanatorios y crematorios para dar servicio a este incremento de la demanda. En concreto, España cuenta con 2.429 tanatorios y velatorios, con 7.050 salas.

Además, Panasef pone de manifiesto que el mercado funerario ha movido en España en el año 2017 más de 1.500 millones de euros. Este coste no solo lo compone la retribución a las empresas funerarias, sino que incluye la prestación de servicios y productos de hasta nueve agentes económicos adicionales. Las defunciones están cubiertas en un 60 por ciento de los casos por entidades aseguradoras.

El sector funerario emplea a 11.130 trabajadores, de los cuales el 26 por ciento son mujeres y el 74 por ciento hombres. Se estima que en el último año se produjo una contratación bruta en torno a 920 empleados. Panasef destaca que el papel de la mujer cada vez se valora más en el sector siendo las principales ocupaciones de la mujer en tareas administrativas y de atención al cliente (50 por ciento). Además, en la actualidad, 124 mujeres ocupan puestos directivos en el sector, el 18 por ciento.

A pesar de estos datos, Panasef indica que el sector adolece de una falta de un "marco legal actualizado, uniforme y adecuado a la situación real" del mercado de servicios funerarios. Además, recuerda que desde 2012 están trabajando para conseguir una reducción del IVA aplicable a los servicios funerarios, que actualmente se sitúa en el 21 por ciento. Por el momento, la Comisión de Hacienda y Función Pública del Congreso ha aprobado una Proposición No de Ley para la bajada al 10 por ciento.

"IMPORTANTE CAMBIO CULTURAL" SEGÚN LA OCU

Además de los datos del sector funerario, la Organización de Consumidores (OCU) ha elaborado una encuesta a 856 personas entre 40 y 80 años directamente involucradas en las decisiones sobre los servicios funerarios tras la muerte de un familiar en los últimos cinco años.

Según estos datos, el 68 por ciento de los españoles prefiere la incineración frente a un 18 por ciento que opta por el entierro y un 45 por ciento de los que quieren ser incinerados desearían que sus cenizas se esparcieran en la naturaleza. Esto supone, según la OCU, un "importante cambio cultural" en España.

Así, en cuanto a las preferencias personales de cara al funeral, el 63 por ciento de los encuestados dice tenerlo claro para cuando llegue el momento, un 25 por ciento apenas se lo ha planteado y un 12 por ciento declara que, a pesar de haberlo pensado, aún no ha decidido qué opción prefiere. La voluntad del difunto se cumple en el 95 por ciento de las ocasiones, según la encuesta.

De los datos también se desprende que tres de cada cuatro españoles fallecidos contaban con un seguro de decesos, "muy por encima del resto de países del entorno, donde estos seguros son prácticamente inexistentes". En este sentido, la OCU desaconseja este tipo de seguros que, "en ocasiones, puede suponer hasta dos o tres veces más de lo que costaría un funeral abonado al contado".

En todo caso, la encuesta revela que el 72 por ciento de los familiares que se beneficiaron de estos seguros se muestran muy satisfechos con los servicios prestados por las aseguradoras --sin diferencias significativas de satisfacción entre las tres principales compañías--.

Sin embargo, algunos también resaltan alguna desventaja, como que disminuye el margen de elección. Así, el 36 por ciento asegura que tuvo que conformarse con la compañía funeraria impuesta por la aseguradora o que no siempre cubren todos los gastos.

Además, sobre el coste de los servicios funerarios en España, el estudio revela que estos suponen de media unos 3.300 euros aunque la OCU precisa que existen "notables diferencias" dependiendo de los servicios elegidos y según la comunidad autónoma. Asimismo, señala que uno de cada cuatro funerales costó 4.200 euros o más y que el 45 por ciento de los encuestados desconocía por completo cual sería el coste.

Por otro lado, los resultados de la encuesta revelan que, en general, las compañías funerarias cumplen satisfactoriamente su función: los encuestados las puntúan con un 7,9 sobre 10, frente a un 15 por ciento se muestra descontento con el servicio recibido.

Entre los aspectos peor valorados, la OCU pone de manifiesto que más de la mitad de los usuarios se sintieron presionados para contratar productos y servicios más caros; que el 23 por ciento suspende a las compañías por la diferencia entre el coste estimado y el real, y que dos de cada diez se declaran insatisfechos con el detalle y transparencia en la facturación.