Publicado 22/01/2019 14:01

La causa de la brecha de género en el sector digital está en los estudios y no en el entorno laboral, según un estudio

Carmen Calvo
EUROPA PRESS

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

La brecha de género en el sector digital español se halla principalmente en la elección de los estudios, según concluye el estudio 'Mujeres en la Economía Digital en España 2018', realizado por la Asociación Española la Digitalización, DigitalES.

La investigación realizada por la consultora Quanticae ha sido presentada este martes 22 de enero en Madrid, con la participación de la vicepresidenta y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, Carmen Calvo, y el presidente de DigitalES, Eduardo Serra.

"El porcentaje de mujeres que hay en el sector es muy pequeño y una de las conclusiones del estudio es que las causas, más que en el entorno laboral, se encuentran en el sistema educativo", ha destacado Serra, quien ha avisado de que hacen falta un millón de empleos en el sector en Europa. "No nos podemos permitir el lujo de que la mitad de la población, que son mujeres, no entren", ha subrayado.

La brecha salarial de género ajustada en el sector de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) se sitúa en el 8,9%, frente al 14,2% del resto de sectores. Así, el estudio indica que las mujeres en el sector TIC ganan un 3,1% más que otras mujeres de características similares en puestos de otros sectores.

La investigación revela asimismo que, entre las personas que tienen estudios superiores, las mujeres con estudios tecnológicos no alcanzan el 3% en 2017. En 2015 las mujeres representaban el 16,1% de las personas con estudios tecnológicos, universitarios y superiores no universitarios, y el 14,6% en el año 2017. "Disminuyen las personas con estudios tecnológicos en general, pero particularmente cuando son mujeres", señalan los autores.

En 2015 las mujeres eran el 52,2% de los graduados universitarios, representando el 20% de los graduados en estudios tecnológicos (la media de la Unión Europea es de alrededor del 25% (European Commission, 2018)) y de ellas, las que trabajaban en ocupaciones digitales suponían el 16,5% del total.

Dos años más tarde, en 2017, las mujeres suponían ya el 53,2% de los graduados universitarios; el 18,6% de los graduados en estudios tecnológicos; y el 15,6% de los trabajadores con perfil técnico del sector digital.

Asimismo, los hombres que desempeñan ocupaciones digitales en España representan en 2017 el 5,2% de los trabajadores ocupados de género masculino, mientras que las mujeres suponen el 2% del total del empleo femenino, es decir, que hay 2,6 veces más hombres que mujeres en estos empleos.

En 2017 el 3,4% de los hombres ocupados eran trabajadores digitales con estudios tecnológicos, y el 0,7% en el caso de las mujeres. "La realidad es que, sobre el total del sector, la mujer representa cada vez una parte más pequeña", apuntan.

REDUCIR ESTEREOTIPOS DE GÉNERO

En las conclusiones del estudio, sus autores apuestan por "la estimulación de las vocaciones" tecnológicas, pero "sin olvidar la importancia de reducir los estereotipos de género que afectan a la vida laboral de las mujeres en el sector: brecha salarial, el techo de cristal, la escasa corresponsabilidad en las tareas el hogar y el cuidado de las personas, entre otras".

En este contexto, se aconseja que las mujeres del sector, de todos los niveles, tengan mayor visibilidad en los espacios públicos y, en particular, en los foros de debate y de difusión; realizar cambios en el modelo educativos como impulsar la Educación y Formación Profesional en el ámbito tecnológico, con un especial énfasis en las preferencias y necesidades de las mujeres.

Finalmente, también se recomienda impulsar la implantación de prácticas empresariales más inclusivas en el sector, mejorando la transparencia salarial y luchando contra la brecha salarial; así como generar un modelo laboral que fomente la corresponsabilidad en el cuidado de las personas, con la equiparación de bajas de paternidad y maternidad, y mediadas de conciliación y flexibilización (limitación horaria de actividad y comunicaciones, flexibilidad horaria, etc.).