España pide que se respete la libertad de expresión en Egipto y aboga por el "diálogo pacífico"

Actualizado 28/01/2011 15:12:45 CET

MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno español ha reclamado este viernes que se respete la libertad de expresión en Egipto y ha expresado su deseo de que la situación que atraviesa el país, donde miles de personas se han echado a las calles para pedir la dimisión del presidente, Hosni Mubarak, se resuelvan mediante el "diálogo pacífico".

El Ejecutivo está "siguiendo con atención los acontecimientos" en Egipto y pide que se evite la violencia, ha señalado un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación a Europa Press.

El Gobierno español "cree en la libertad de expresión y el derecho de reunión pacífico que tienen que poder ser ejercidos y respetados en Egipto", ha subrayado Exteriores.

Así las cosas, el Ejecutivo "espera que las aspiraciones políticas, económicas y sociales del pueblo egipcio se cananicen por la vía del diálogo pacífico", añadió el portavoz del departamento que dirige Trinidad Jiménez.

RECOMENDACIONES A LOS ESPAÑOLES

Por otra parte, desde Exteriores se recomienda a los alrededor de 800 españoles que residen en Egipto así como a los numeros turistas que visitan el país de las pirámides a que mantengan "extrema prudencia".

El Ministerio de Asuntos Exteriores no ha modificado desde el miércoles sus recomendaciones de viaje para este país del norte de Africa. En ellas se aconseja a los españoles que eviten las manifestaciones ya que las autoridades policiales suelen desplegar "fuertes dispositivos antidisturbios", si bien no se hace mención expresa a las actuales protestas.

El documento de Exteriores recuerda que "en ocasiones" en este país se producen "manifestaciones vinculadas al contexto regional dominado por el conflicto israelo-palestino o reacciones a la situación interna del país". En caso de coincidir con alguna de estas protestas, que pueden tener lugar en el centro de la capital y en las grandes ciudades, Exteriores recomienda alejarse, según la información publicada en su sitio web.

El Ministerio recuerda también que en Egipto rige desde 1981 el Estado de emergencia, lo que dota a las autoridades policiales egipcias de potestades especiales para aquellos delitos considerados terroristas o que afecten a la seguridad del Estado.

Así, cualquier extranjero que lleve a cabo actividades que sean consideradas políticas por las autoridades locales se arriesga a ser detenido, por lo que Exteriores "desaconseja" encarecidamente a los ciudadanos españoles su traslado a Egipto con el fin de participar en cualquier iniciativa de carácter político". Recomienda asimismo "seguir las instrucciones de las autoridades policiales locales".