España y el Vaticano se reunirán en octubre en medio del debate sobre los restos de Franco

410416.1.644.368.20181011144108
Vídeo de la noticia
Actualizado 11/10/2018 20:07:02 CET

El Gobierno precisa que su compromiso es "con la exhumación" aunque admite preocupación por un entierro en La Almudena

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, se reunirán a finales de octubre en Roma, en medio del debate sobre la exhumación e inhumación de los restos del dictador Francisco Franco.

Este encuentro entre el Gobierno Español y la mano derecha del Papa Francisco se ha concertado "en el marco de las relaciones entre España y el Vaticano", según han confirmado a Europa Press fuentes de Vicepresidencia.

Las mismas fuentes han precisado este jueves por la mañana que todavía se estaban "cerrando" los temas que se abordarán en la reunión. Si bien, Calvo ha puntualizado por la tarde en Córdoba, en declaraciones a los medios, que hablarán de "muchos asuntos" con Parolin pero que "nada tienen que ver" con la exhumación de los restos de Franco "porque la decisión de exhumar a Franco la ha tomado el Gobierno".

No obstante, la reunión tendrá lugar con el asunto de la exhumación y el entierro de los restos de Franco de fondo. Además, aunque no han precisado los temas que abordarán, también hay otros que podrían aflorar en la conversación en cuanto que afectan a ambas partes como las inmatriculaciones de bienes de la Iglesia o los conciertos de los colegios católicos.

En cuanto al asunto de la exhumación de Franco del Valle de los Caídos, la familia del dictador ha manifestado su intención de que los restos sean trasladados a la cripta de la Catedral de La Almudena, donde tienen una sepultura.

El cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, aseguró hace unos días que la Iglesia no puede oponerse a la decisión de la familia de enterrar a Franco en la cripta de la Catedral y que no tienen "inconveniente en acoger a nadie".

Fuentes del Arzobispado de Madrid han precisado a Europa Press que, a día de hoy, no se han establecido nuevos contactos con el Gobierno sobre este asunto y mantienen su postura de apelar a un acuerdo entre el Ejecutivo y la familia Franco.

Por su parte, la Conferencia Episcopal Española, conformada por todos los obispos del país, ha indicado que no tiene competencias sobre el destino de los restos del dictador. Si bien, el portavoz de la CEE, José María Gil Tamayo, subrayó la semana pasada que la Iglesia "no puede negar a un cristiano" el enterramiento y que "los muertos no tienen carné político".

Mientras, la vicepresidenta Carmen Calvo admitió este miércoles en una entrevista en Onda Cero recogida por Europa Press, que el Ejecutivo no puede impedir que los restos del dictador sean enterrados en la cripta anexa a la catedral si la familia los lleva allí y la Iglesia no tiene reparos.

Sólo en caso de que la familia no se hiciera cargo de los restos, el Ejecutivo tendría capacidad de decidir su nueva sepultura. Y en ese caso, aseveró la vicepresidenta, no se elegiría la cripta de La Almudena sino otro lugar "decoroso" que aún no se ha revelado.

EL COMPROMISO NO ES CON LA INHUMACIÓN

Este jueves 11 de octubre, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, la portavoz del Gobierno y ministra de Educación, Isabel Celaá, ha precisado que el "compromiso" del Gobierno es "con la exhumación" de los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos pero no con "la inhumación", aunque ha admitido preocupación por el entierro de los mismos en La Almudena.

"El Gobierno está comprometido con la exhumación de los restos de Franco, no con la inhumación, a menos que fuera imprescindible habida cuenta que nadie se ocupara de los restos. Y está comprometido con el hecho de que ningún dictador pueda estar en ningún mausoleo", ha puntualizado.

Además, Celaá ha recordado que siete grupos del Parlamento Europeo han escrito al Papa Francisco para mostrar su "preocupación" por la inhumación en la cripta anexa a La Almudena, que anuncia la familia del dictador. "El Gobierno se siente representado por esos grupos pero es la exhumación nuestro compromiso, no la inhumación", ha insistido la portavoz del Ejecutivo.