El interés mundial por la eficiencia energética ha aumentado un 34% desde 2010, según un estudio

Actualizado 25/06/2012 14:46:36 CET
- JONES LANG LASALLE

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El interés mundial por la gestión energética ha alcanzado su máximo histórico tras aumentar un 34 por ciento en los dos últimos años, especialmente entre los propietarios y gestores inmobiliarios, según el informe anual de Johnson Controls, que apunta que los incentivos fiscales son los impulsores de las decisiones de inversión.

Así, el documento señala que el 85 por ciento de los propietarios y gestores inmobiliarios a nivel internacional constata que dependen de la gestión energética para impulsar con éxito la eficiencia de sus operaciones. Este dato representa un 34 por ciento de aumento en los dos últimos años.

Además, de acuerdo con la investigación, el ahorro en el coste energético y los incentivos fiscales son los dos puntos que más animan al mercado, ya que más de la mitad de los encuestados afirma buscar permanentemente nuevas formas de ahorrar energía, mejorar su imagen pública e incrementar el valor de sus inmuebles.

El Indicador de Eficiencia Energética Johnson Controls 2012, es un informe global realizado a 3.500 operadores y propietarios inmobiliarios que incluye 944 encuestados europeos, de los que 331 son de Reino Unido, 307 de Alemania y 296, de Francia.

"Los propietarios de instalaciones están invirtiendo en eficiencia energética puesto que reconocen su alto valor estratégico", ha afirmado el presidente de Johnson Controls, Building Efficiencycomenta Dave Myers, que ha agregado que la edición del informe de este año demuestra que se está produciendo un cambio.

"El mantra de los propietarios de inmuebles comerciales solía ser localización, localización, localización, pero ahora está pasando a convertirse en localización, eficiencia, localización", ha observado.

En cuanto a la importancia de los incentivos, el informe señala que casi un tercio de los encuestados confirmó que los créditos, los incentivos y las subvenciones fiscales para la implementación de medidas de eficiencia fueron aspectos incentivadores muy importantes en el incremento de la inversión en eficiencia energética.

Esto pone de relieve el importante papel de la política de los gobiernos en la toma de decisiones de los propietarios de edificios y operadores. "Casi el 75% de los edificios comerciales de Estados Unidos tiene más de 20 años y debe ser objeto de mejoras energéticas. En consecuencia, los propietarios y gestores inmobiliarios están intentando que los legisladores rebajen el coste que suponen las mejoras y los reacondicionamientos necesarios mediante incentivos y subvenciones", ha explicado Myers.

Respecto a Asia, ha indicado que las directivas sobre construcción y las normativas de equipamientos contribuyen a garantizar que los nuevos edificios se construyan sobre la base de niveles de alto rendimiento y ha añadido que los países en vías de desarrollo están "marcando la pauta" en lo que a inversión se refiere.

CHINA E INDIA, LOS MÁS DISPUESTOS

Estos países cuentan con el mayor número de encuestados (81% en China y 74% en India) dispuestos a incrementar sus inversiones en eficiencia energética o en energía renovable. El 39% está planeando aumentar el gasto en Europa en los próximos 12 meses, la más baja de cualquier región.

El 96% de los encuestados ha llevado a cabo como mínimo una mejora de eficiencia inmobiliaria, a la cabeza de tales mejoras destaca la iluminación, la instalación y el control de equipos de calefacción o de aire acondicionado y la eficiencia hídrica.

La mitad de los encuestados del sector privado utilizan el ahorro de costes derivado de las mejoras en eficiencia energética para reducir el presupuesto general de la empresa, mientras que el 40 por ciento de ellos confirma reinvertirlo en medidas adicionales de eficiencia energética.

Myers afirma que los arrendatarios, por su parte, están dispuestos a pagar más por alquilar oficinas en edificios de alto rendimiento y según el informe, casi el 25 por ciento de los encuestados estaría dispuesto a pagar un recargo por ocupar un espacio en un edificio con certificación verde.

En este sentido, el propietario del Empire State Building, Anthony Malkin ha precisado que, un años después de concluir la remodelación energética del emblemático edificio neoyorkino, el edificio ha superado la previsión del ahorro para el primer año y ahora, su reto es reducir los costes energéticos en un 38 por ciento, lo que supondrá un ahorro de 4,4 millones de dólares anuales.

En el informe, realizado por el Instituto Johnson Controls para la Eficiencia Inmobiliaria, la International Facility Management Association y el Urban Land Institute, ha contado con la participación de 3.500 propietarios y gestores inmobiliarios de todo el mundo.