Juan Vicente Boo publica '33 claves del Papa Francisco': "Su objetivo no es una reforma administrativa sino del corazón"

Publicado 27/07/2019 12:32:49CET

MADRID, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

El corresponsal del diario ABC en el Vaticano, Juan Vicente Boo, autor del libro '33 claves del Papa Francisco. Los años duros' (San Pablo), ha asegurado que el objetivo del Papa Francisco "no es una reforma de las estructuras administrativas" sino una "reforma del corazón".

"El objetivo de Francisco no es una reforma de estructuras administrativas sino una reforma del corazón que nos permita comportarnos con el estilo original del Evangelio en los tiempos de hoy", ha explicado Juan Vicente Boo en una entrevista concedida a Europa Press.

Tras publicar 'El Papa de la alegría' en 2016 y 'Píldoras para el alma' en 2017, el periodista y economista ha publicado recientemente el libro '33 claves del Papa Francisco' en el que traza un retrato del "pontificado maduro" de Francisco, entre los años 2017 y 2019, a través de 33 de sus columnas publicadas en el semanario del Arzobispado de Madrid 'Alfa y Omega'.

"Hay muchos libros sobre la persona y el comienzo del pontificado de Francisco pero ninguno sobre esta fase actual de pontificado maduro. Parece que empezó hace poco, pero estamos ya en el séptimo año. En conjunto, esos 33 artículos temáticos son una fotografía bastante completa de la situación", asegura.

En concreto, se centra en los años más recientes porque consideraba importante acercarse lo más posible al momento actual, concretamente "a la primavera de 2019, después de la primera 'cumbre' de presidentes de conferencias episcopales de la historia para terminar de una vez con el abuso sexual de menores".

Boo considera que el problema más duro "con gran diferencia" al que ha tenido que enfrentarse el Papa Francisco durante estos años han sido los abusos sexuales a menores en la Iglesia; y aunque ha precisado que la incidencia de nuevos casos es ya "muy pequeña", también ha criticado el "encubrimiento".

"La incidencia de nuevos casos es ya muy pequeña, gracias a las medidas tomadas previamente por Juan Pablo II y Benedicto XVI, pero en cambio está saliendo a la luz el modo casi inhumano en que muchas diócesis han tratado a las víctimas y la enorme extensión del encubrimiento. El escándalo hoy no proviene tanto de los delitos en sí como el desinterés por los damnificados y el modo de ocultarlo", ha explicado Juan Vicente Boo.

Por otro lado, Boo ha reconocido que estos también han sido "los años duros" por "la hostilidad generada en buena parte por intereses económicos y frentes políticos conservadores de Estados Unidos".

Además, otro problema que, a su juicio, ha marcado al Pontífice en este tiempo ha sido "la inercia de muchas estructuras eclesiásticas" y de los pastores de algunos países para "cambiar el 'chip' a lo que Francisco pidió a todos los fieles en un documento extraordinario: la exhortación apostólica 'La alegría del Evangelio'".

Además, cree que según van pasando los años de Pontificado, al Papa le resulta cada vez más fácil avanzar en esta reforma. "Es un proceso parecido a cuando empiezas a empujar un automóvil o, todavía más, un barco desde el muelle. Al principio haces mucha fuerza pero el objeto no se mueve. Después, cuando empieza a moverse es cada vez más fácil hacerle ganar velocidad", explica.

"SE REPETIRÁ EL FENÓMENO DE LOS GESTOS"

Juan Vicente Boo no prevé que el Papa Francisco impulse una acción específica especial que vaya a marcar el futuro de su Pontificado, sino que intuye que "se repetirá el fenómeno de los seis primeros años" con "un gran número de gestos de ternura, de sencillez o de pobreza" que llevaron al mundo "a redescubrir qué era lo esencial del cristianismo.

En cuanto a la reforma de la Curia, que se espera que esté aprobada a finales de este año 2019, Juan Vicente Boo ha asegurado que en el Vaticano "se nota ya mucho el cambio hacia un estilo de servicio y de ayuda más que de mero 'control' a los obispos de todo el mundo". "Se nota fraternidad en las visitas 'ad limina'", apunta.

A su parecer, los cambios en la Iglesia empezaron a notarse ya en el segundo o tercer mes de pontificado, cuando "muchos obispos se dieron cuenta de que vivían con excesiva comodidad o riqueza y de que no escuchaban suficientemente a los fieles. De que los miraban desde arriba y les costaba ponerse a su altura para poder escucharlos".

En uno de sus artículos recogidos en el libro, Juan Vicente Boo señala que hace falta una Curia con menos sacerdotes y más laicos, especialmente más mujeres; y menos italiana y más americana. Sobre este punto, el periodista afirma que "Francisco ha acelerado el nombramiento de mujeres para puestos donde nunca hubo ninguna, pero queda todavía mucho por hacer".

Si bien, reconoce que "la internacionalización va más lenta". "Muchos fenómenos culturales nacen en Estados Unidos y la mitad del total de los católicos vive en América, pero para muchos italianos de la Curia es como si no contasen y no se esfuerzan por entenderlos", subraya.