Mato considera "inconstitucional" el decreto sanitario vasco

Actualizado 18/12/2012 21:31:22 CET
EUROPA PRESS

MADRID, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha asegurado este martes en el pleno del Senado que el Gobierno va a continuar con las reformas sanitarias, pese a las críticas que está recibiendo por parte de los profesionales médicos y de los diferentes partidos políticos, para garantizar la "universalidad, gratuidad y sostenibilidad" del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Durante su comparecencia en la Cámara Alta y en respuesta a una interpelación del senador del Grupo Parlamentario Socialista Roberto Lertxundi Barañano, Mato ha explicado que las reformas que ha llevado a cabo su departamento se deben tanto a las nuevas circunstancias sociales --el aumento de la esperanza de vida o de las enfermedades crónicas-- como a la "herencia" recibida por parte del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, en forma de "deudas y desigualdades".

"Estamos trabajando para conseguir la coherencia del sistema. Yo apuesto por que haya un SNS único en España con 17 servicios sanitarios perfectamente coordinados. Por ello, vamos a seguir trabajando para garantizar una sanidad pública, universal y gratuita, y ya hemos conseguido mejorar los procedimientos de acceso y hemos realizado una reforma farmacéutica que ha permitido unos ahorros muy importantes", ha recalcado la ministra.

Dicho esto, Mato ha asegurado que el Gobierno respeta "todas" las decisiones que adopten las diferentes comunidades autónomas para garantizar la sostenibilidad de su sistema sanitario siempre y cuando, ha apostillado, las medidas sean "acordes" con la Constitución.

NO TRATE A LOS MÉDICOS COMO "GILIPOLLAS"

Estas declaraciones han sido criticadas por el senador socialista quien ha le ha pedido que sea "coherente" en sus argumentos y no considere "gilipollas" a los profesionales sanitarios que, "por primera vez" en España, han salido a la calle en protesta de las medidas del Gobierno y, más concretamente, en contra del Plan de medidas de garantías del sistema sanitario público de la Comunidad madrileña.

"No me diga que decenas de miles de médicos hacen huelga por capricho porque no son gilipollas. No puede ser que personas que llevan años luchando sean manipulados como niños o monigotes", le ha reprochado Lertxundi, tras instarle a que medie para que empresas gestoras no sean las que lleven la gestión de los hospitales públicos.

Así, el senador socialista le ha recriminado que con "su apoyo pasivo, su silencio y complicidad" las diferentes comunidades autónomas estén haciendo lo que les "sale del pie" mientras están "discriminado sanitariamente" a miles de ciudadanos.

"Avisen a las empresas que quieren lucrase con la gestión de instalaciones que la vamos a recuperar y digan a quien tengan que decir que tengan cuidado con el riesgo de prevaricación al facilitar servicios privados con beneficios públicos. La sanidad no se vende, se defiende", ha señalado.

En este sentido, la ministra ha reprochado a los socialistas que utilicen un "doble rasero" para opinar sobre las diferentes modelos de gestión, recordando que los conciertos sanitarios con centros privados fueron medidas "amparadas por leyes de gobiernos socialistas y los hay en todas las comunidades, empezando por Andalucía".

EL DECRETO SANITARIO VASCO ES "INCONSTITUCIONAL"

Por último, Mato se ha referido al auto emitido por el Tribunal Constitucional (TC) que avala la atención sanitaria a los inmigrantes en situación irregular, recordando que todavía "no se ha pronunciado sobre el fondo" del recurso de inconstitucionalidad que el Gobierno presentó contra el decreto del País Vasco y ha asegurado que, a su juicio, sigue sin ajustarse a la Carta Magna.

En concreto, el Constitucional permite al Ejecutivo autonómico seguir facilitando la tarjeta sanitaria a los inmigrantes 'sin papeles', después de que el ya exlehendakari Patxi López interpusiera un recurso al considerar que la norma del Gobierno central iba a repercutir en la propagación de determinadas enfermedades infecto contagiosas, afectando "directamente" a la salud pública.

"El Gobierno es absolutamente respetuoso y acepta las decisiones del TC y ya nos gustaría que todos los gobernantes tuvieran la misma actitud. El TC no se ha pronunciado sobre el fondo, sino sobre la suspensión y cuando llegue la decisión definitiva el Gobierno lo acatará. No obstante seguimos pensando que el decreto del Gobierno vasco es inconstitucional", ha zanjado la ministra.