La migración de los aguiluchos cenizos desde África a España ha comenzado su ruta transahariana

La migración de los aguiluchos cenizos desde África a España ha comenzado su rut
SEO/BIRDLIFE
Publicado 02/04/2019 12:05:07CET

   MADRID, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La migración de los aguiluchos cenizos desde África ha comenzado esta primavera hacia España, donde volverán a sus zonas de cría, según ha detectado el programa Migra de SEO/BirdLife, desarrollado en colaboración con la Fundación Iberdrola desde 2011.

   El proyecto busca conocer las rutas migratorias para conservar la especie de una manera eficaz. El aguilucho cenizo pasa el invierno en el Sahel africano, atraviesa el desierto del Sahara para cruzar después por el estrecho de Gibraltar o el mar de Alborán y llegar a España.

   Se trata de una especie migratoria transahariana que pasa el invierno en África occidental y que está catalogada como "vulnerable" en el Catálogo Español de Especies Amenazadas, por lo que conocer donde se encuentran en cada momento del año es para SEO/BirdLife "fundamental" para su conservación en el futuro.

   En España, la mayor parte de las parejas de aguilucho cenizo se localizan en zonas de cultivo de cereal, aunque también habitan en marismas mareales y en zonas de matorral. Gracias al marcaje de estas aves se están describiendo con todo detalle dónde se encuentran el resto del año, cuando no están criando en España.

   La pasada primavera la ONG marcó diez ejemplares adultos en Andalucía, Castilla y León, Cataluña y Galicia, con emisores GPS-GSM, que proporcionan la posición del ave cada 5 minutos y la envían empleando el sistema de telefonía móvil (GSM).

   Estos ejemplares pasaron el invierno en el Sahel africano, concretamente en Senegal, Gambia, sur de Mauritania y Malí, a más de 3.000 kilómetros de sus zonas de cría en España. Dado que los dispositivos GPS que portan envían la información como si de un móvil se tratase (GSM), algunas de las aves dejaron de dar señales durante un tiempo, mientras se encontraban en zonas de sabana o del desierto sin cobertura de móvil.

   Tras este marcaje, la ONG detectó un aguilucho que cruzó el océano Atlántico con un vuelo sin parada sobre el mar de cerca de 300 kilómetros o uno de Jaén que cruzó 1.500 kilómetros de desierto en cuatro días.

   Los aguiluchos cenizos dejaron sus zonas de invernada en el Sahel entre los días 10 y 21 de marzo, y atravesaron el desierto en un rápido recorrido de entre 4 y 11 días, para abandonar las hostiles arenas del desierto lo antes posible.

   Durante estos días están llegando al norte de África y en los próximos días, cuando las condiciones meteorológicas lo permitan cruzarán hasta Europa para llegar a sus nidos una nueva temporada de cría.

   Algunas aves aprovecharán el estrecho de Gibraltar para cruzar, pero dado que el aguilucho cenizo no es un ave eminentemente planeadora, algunos individuos atraviesan hasta Europa sobrevolando el mar de Alborán y volando sobre el agua decenas de kilómetros.

   Más de 250.000 localizaciones de estas aves podrán permitir conocer las zonas y hábitats más importantes para la especie en sus rutas migratorias o las zonas de invernada y así establecer en el futuro estrategias para frenar su declive poblacional, que alcanza el 20 por ciento en solo una década.

   La ONG puso el año pasado la campaña 'Salvamos los aguiluchos' que realiza el seguimiento y salvamento de nidadas de aguilucho cenizo de cara a esta primavera-verano con la colaboración de varios grupos locales por toda España.

   Actualmente el programa Migra cuenta con 930 aves marcadas, de 32 especies distintas, de las que han proporcionado información de utilidad 509 aves, de 31 especies. El programa cuenta con más de 300 colaboradores y 50 entidades colaboradoras en España y en el extranjero.

Contador

Para leer más