Actualizado 13/12/2011 15:36 CET

La ONCE planea vender sus juegos en Europa para garantizar su modelo social y de creación de empleo

Un Informático Ciego Trabaja Con Su Ordenador Adaptado
ONCE

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

La ONCE planea extender su modelo de juego responsable a Europa en 2012 para garantizarse los recursos necesarios para mantener su modelo de acción social y de generación de empleo para personas con discapacidad en España, según ha anunciado la organización.

Este paso de la ONCE se produce después de que este año se haya aprobado la Ley del Juego, que regula por primera vez en España el negocio de las apuestas 'online' y, previsiblemente, dará entrada a partir de 2012 a multitud de nuevos operadores al mercado del juego en Internet.

La organización considera que esta competencia sumada a la cada vez mayor internacionalización de los mercados, "podría poner en riesgo su modelo social y de creación de empleo", por lo que apuesta por extender sus juegos a Europa para "poder hacer frente al futuro con garantías".

La normativa actual ya permite a la ONCE participar en juegos de carácter multijurisdiccional en el Espacio Económico Europeo, aunque antes de que pueda hacerlo el Consejo de Protectorado (en el que están presentes los Ministerios de Sanidad y Política Social, Economía y Hacienda, Interior y Trabajo e Inmigración) tendrá que verificar que la iniciativa de la ONCE se ajusta a los requisitos y procedimientos contemplados en dicha normativa.

La ONCE espera que esta iniciativa, junto con las acometidas en 2010, con la ampliación del canal físico complementario de venta solidaria, el esfuerzo de los 21.000 vendedores, todos con discapacidad, además del fenómeno social generado con el sorteo especial del 11/11/11, servirán para afianzar el futuro de la ONCE y su apuesta por el empleo de calidad.

En 2011, a pesar de la situación económica, se impulsaron más de 5.000 nuevos empleos, se convirtió en indefinido el contrato de 800 vendedores de cupón, y se formó a más de 36.000 personas con discapacidad para mantener y mejorar sus opciones en el mercado laboral.

Además, la ONCE y su Fundación lograron impulsar en 2011 más de 5.000 nuevos empleos, la mayoría ocupados por personas con discapacidad, con lo que elevan a 136.000 las personas que dependen directa e indirectamente de la organización, más de 112.000 (el 82%) con algún tipo de discapacidad.