29 de marzo de 2020
 
Publicado 25/03/2020 17:07:54CET

Organizaciones de prensa piden a UE que el periodismo sea declarado servicio esencial durante la pandemia

También piden garantizar la libertad de prensa y advierten de que las medidas de algunos gobiernos pueden socavar su labor

MADRID, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

Organizaciones internacionales de prensa han pedido este miércoles a los líderes europeos que protejan el libre flujo de información y que garanticen la libertad de los medios a medida que los Estados se esfuerzan por abordar la pandemia de Covid-19. Además, piden a la UE que declare el periodismo y el libre flujo de información como servicios esenciales para contener la pandemia en Europa.

Mediante una carta dirigida a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen; al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel; y el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, las ocho organizaciones firmante han expresado su "profunda preocupación" por el hecho de que gobiernos se aprovechan de la pandemia para "castigar a los medios críticos e independientes" y para introducir restricciones en el acceso de los medios a la toma de decisiones y acciones gubernamentales.

Si bien reconocen que se necesitan ciertas medidas de emergencia para combatir la pandemia, señalan que tales medidas deben ser "necesarias, proporcionadas, estrictamente limitadas en el tiempo y sujetas a un escrutinio regular", para resolver la crisis sanitaria de forma inmediata.

No obstante, consideran que el flujo libre de noticias independientes "es más esencial que nunca", tanto para informar al público sobre las medidas para contener el coronavirus como para mantener el escrutinio público y el debate sobre la idoneidad de esas medidas.

Por otro lado, ponen el foco en la proliferación de medidas de vigilancia introducidas para controlar la propagación del virus. En este sentido, entienden los "beneficios potenciales" de estas medidas tomadas por parte de gobiernos, pero advierten de que el uso de la vigilancia debe tener una supervisión adecuada y estar claramente limitado a enfrentar la pandemia.

"La vigilancia sin control pone en peligro la privacidad y los derechos de datos, mientras que la capacidad de los periodistas para proteger las fuentes se ve socavada y aumenta la autocensura", avisan en este sentido.

Del mismo modo, expresan su preocupación por el acceso de los medios a funcionarios gubernamentales, personas que toman decisiones, expertos médicos y aquellos en la primera línea de la pandemia, ya que muchos países han introducido restricciones a la libertad de movimiento que, según insisten, no deben usarse para evitar que los medios sean testigos de la crisis.

Por otro lado, las organizaciones también son "conscientes" de que a medida que persista la crisis sanitaria, las acciones y decisiones de los gobiernos serán "objeto de un intenso examen".

"La tentación de algunos gobiernos de abusar de los nuevos poderes de emergencia encontrados para sofocar las críticas será, en algunos casos, abrumadora", subrayan, y advierten de que "no se puede permitir que esto pase".

EL CASO DE HUNGRÍA

Los ocho organismos exponen el caso de Hungría, donde el Gobierno está exigiendo una extensión indefinida del Estado de Emergencia y el poder de imponer penas de prisión de hasta cinco años a periodistas y otros por promover información falsa relacionada con la pandemia.

Aunque las ocho organizaciones son "muy conscientes" de "los peligros de la desinformación y de cómo es utilizada por grupos sin escrúpulos para propagar el pánico y la división", advierten de que "esto no justifica los poderes draconianos que corren el riesgo de ser utilizados contra periodistas cuyo trabajo es indispensable para proteger la salud pública y garantizar la rendición de cuentas".

"No sorprende que Hungría, con su historial de socavar la libertad de los medios de comunicación, sea el primer Estado miembro de la UE en tomar un poder tan extremo y oportunista. Los pocos medios de comunicación independientes que quedan en el país son regularmente atacados y acusados de difundir 'noticias falsas' por plantear preguntas simples sobre la preparación y la estrategia del Gobierno para hacer frente a la pandemia", opinan los organismos.

Por ello, señalan que si, finalmente, se extiende indefinidamente la situación de excepcionalidad, el Gobierno húngaro tendría una herramienta para "amenazar a los periodistas e intimidarlos para que se autocensuren" y temen que este sea "un paso hacia la represión completa de la libertad de los medios en Hungría que podría sobrevivir a la pandemia".

Además, si esto sucediera, "sentaría un precedente terrible para otros Estados miembros de la Unión Europea tentados a seguir el ejemplo de Hungría", ya que, tal y como aseguran, existen "signos preocupantes también en otros Estados", dañando así los derechos fundamentales y la democracia, además de socavar los esfuerzos para poner fin a la pandemia, según concluyen.

Las organizaciones firmantes de la misiva son: la Asociación de Periodistas Europeos (AEJ); el Centro Europeo para la Libertad de Prensa y Medios (ECPMF); la Federación Europea de Periodistas (EFJ); Free Press Unlimited (FPU); Index on Censorship; la Federación Internacional de Periodistas (IFJ); el Instituto Internacional de la Prensa (IPI); y Reporteros sin Fronteras (RSF).

Contador

Para leer más