El Papa: "La amenaza más grave en los países desarrollados es la pérdida del sentido de la vida"

Publicado 27/11/2019 13:44:46CET
November 24, 2019 - Japan: Pope Francis arrives at Atomic Bomb Hypocenter Park  (CPP/CONTACTO)
November 24, 2019 - Japan: Pope Francis arrives at Atomic Bomb Hypocenter Park (CPP/CONTACTO) - VM

ROMA, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha dedicado como es habitual la catequesis de la audiencia general a explicar ante los peregrinos el viaje a Tailandia y Japón del que regresó este martes y ha denunciado que "la amenaza más grave" que se cierne sobre los países desarrollados es "la pérdida del sentido de la vida".

"Para proteger la vida hay que amarla, y hoy la grave amenaza en los países más desarrollados es la pérdida del sentido de la vida --ha lamentado Francisco--. No bastan las riquezas económicas, no basta la tecnología, hacer falta el amor de dios Padre que Jesucristo nos ha dado y nos da".

Durante su alocución, ha reiterado su condena a la posesión y el despliegue de armas nucleares mientras que ha insistido en la "hipocresía" que supone que algunos países hablen "de paz al tiempo que se construyen y venden armas de guerra". Se trata de una idea que ya había expuesto ante los periodistas acreditados en el avión papal que le trajo de vuelta a Roma desde Tokio cuando afirmó que también hay "países cristianos, de cultura cristiana" y "países europeos" que hablan de paz, pero "viven de las armas". "Al menos que tengan el coraje de reconocer 'Yo no puedo hablar de paz porque mi economía gana mucho con la producción de armas'", les alentó.

El Papa ha hecho especial hincapié en su paso por Nagasaki e Hiroshima, las dos ciudades símbolo de la destrucción de las bombas atómicas que fueron lanzadas por Estados Unidos en 1945 al señalar que Japón "lleva impresas las llagas del bombardeo atómico y es para todo el mundo portavoz del derecho fundamental a la vida y a la paz".

Asimismo, ha recordado su reunión con las víctimas del terremoto, el tsunami y la fuga radioactiva de la central de Fukushima y su encuentro con jóvenes de Japón, uno de los países con más suicidios del mundo. "En mi encuentro con los jóvenes en Tokio los he animado a oponerse juntos a todo intento de acoso escolar, y a vencer el miedo y el aislamiento abriéndose al amor de Dios en la oración y el servicio al prójimo", ha manifestado.

Sobre la primera etapa de su viaje a Tailandia, el Papa ha destacado su visita al Patriarca Supremo de los Budistas en el templo de Wat Ratchabophit Sathit Maha Simaram, al que entró como manda la tradición sin zapatos, así como el encuentro interreligioso en la Universidad de Chulalongkorn. Así ha reiterado su llamamiento a poner fin a "la plaga de la explotación de las mujeres y los niños", especialmente grave y odiosa en el turismo sexual".

Finalmente, el Pontífice ha expresado su cercanía a las víctimas del terremoto de este martes en Albania, con un balance provisional de más de 20 muertos, medio millar de heridos y decenas de desplazados.

Contador