El Papa invita a dejar atrás la riqueza y el poder para "imitar" a los nuevos santos Pablo VI y monseñor Romero

Foto de la plaza de San Pedro durante la canonización de Pablo VI y monseñor Rom
CASA REAL
Actualizado 14/10/2018 15:19:31 CET

MADRID, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Papa Francisco ha advertido del "peligro" que supone la riqueza y ha invitado a dejarla atrás junto al poder para "imitar" el ejemplo de los recién proclamados santos Pablo VI o monseñor Óscar Romero, durante la ceremonia de canonización múltiple que se ha celebrado este domingo 14 de octubre en la Plaza de San Pedro del Vaticano y en la que han sido inscritos por la Iglesia siete nuevos santos.

"Se debe elegir entre amar a Dios o amar las riquezas del mundo. Preguntémonos de qué parte estamos. ¿Nos conformamos con cumplir algún precepto o seguimos a Jesús como enamorados? Jesús nos pregunta a todos: ¿Somos una Iglesia que solo predica buenos preceptos o una Iglesia esposa que por su Señor se lanza a amar?", ha planteado el Pontífice durante su homilía ante la atenta mirada de los miles de fieles congregados.

En este sentido, ha advertido de que, si no existe ese "salto" hacia el amor, "la Iglesia enferma de autocomplacencia egocéntrica" y los católicos buscan la alegría "en cualquier placer pasajero" y se "acomodan a la monotonía de una vida cristiana sin ímpetu donde un poco de narcisismo cubre la tristeza de sentirse imperfecto".

Casa Real

Por ello, ha pedido que tanto la Iglesia como los católicos que la forman sepan "dejar las riquezas, la nostalgia de los puestos y el poder, las estructuras que ya no son adecuadas para el Evangelio y los lastres que frenan la misión".

"No se puede seguir a Jesús cuando se está lastrado por las cosas. Por eso, la riqueza es peligrosa. Jesús dice que incluso dificulta la Salvación, pero no porque Dios sea severo sino porque el tener y querer demasiado sofoca el corazón y nos hace incapaces de amar", ha subrayado.

Así lo ha indicado refiriéndose a un pasaje del Evangelio en el que un hombre corre hacia Jesús asegurando haber cumplido con los preceptos y pidiéndole la vida para siempre. Este hombre habla "en términos de oferta y demanda", tal y como ha precisado el Papa. Si bien, Jesús le propone vender todos sus bienes y dárselos a los pobres.

Casa Real

AMAR A DIOS AL 50%

En esta línea, Francisco ha precisado que a Dios no se le puede amar "al 20 o al 50 por ciento" sino que es "todo o nada". Por ello, ha invitado a los fieles a no conformarse con buscarle de vez en cuando, con cumplir los preceptos, dar "un poco de limosna" o rezar "algunas oraciones" sino a "entregarse".

Para cumplirlo, ha invitado a "imitar" a los que han sido proclamados santos este domingo, Pablo VI, el obispo Óscar Romero, la monja española Nazaria Ignacia, Francesco Spinelli, Vincenzo Romano, María Caterina Kasper y Nunzio Sulprizio, que entregaron su vida "sin tibiezas ni cálculos, con el valor de arriesgar y dejar".

PABLO VI, "SABIO TIMONEL" DEL CONCILIO

En concreto, de Pablo VI, ha destacado que "gastó su vida por el Evangelio" convirtiéndose en "profeta de una Iglesia extrovertida que mira a los lejanos y cuida de los pobres" incluso "en medio de dificultades e incomprensiones". "Hoy nos exhorta junto con el Concilio del que fue sabio timonel, a vivir la vocación universal a la santidad, no a medias", ha remarcado.

Casa Real

También ha puesto de relieve la labor de monseñor Romero que "dejó la seguridad del mundo para entregar su vida por el Evangelio", siendo "cercano a los pobres" y con "el corazón magnetizado por Jesús". Lo mismo puede decirse, según ha añadido, de la monja española Nazaria Ignacia y del resto de santos proclamados este jueves y ha pedido a Dios que ayude a todos los católicos a seguir su ejemplo.

Después de haber realizado el rito de canonización y antes de concluir la Misa, el Papa ha saludado a todos los presentes en la Plaza de San Pedro, a los fieles, a los cardenales y a las delegaciones oficiales que han asistido: a la Reina Sofía, que ha acudido en representación de España, así como al presidente de la República Italiana, y a los presidentes de Chile, de El Salvador y de Panamá. Igualmente, ha dirigido un pensamiento especial al arzobispo de Canterbury, Rowan Williams y a su delegación.