El portavoz de los obispos no cree que haya un problema de encubrimiento de abusos en la Iglesia Española

 José María Gil Tamayo
Europa Press - Archivo
Publicado 16/10/2018 20:05:25CET

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo, no cree que en la Iglesia española haya un problema de encubrimiento de casos de abusos a menores, al tiempo que ha expresado toda su disponibilidad a colaborar con las autoridades para "prevenir y erradicar" este tipo delitos y hacer de la Iglesia "un lugar seguro".

"Nosotros creemos que no", ha respondido al ser preguntado por si en España existe un problema de encubrimiento de casos de abusos como se ha dado en otros países.

Así lo ha asegurado en declaraciones a Europa Press, después de que la Conferencia Episcopal haya anunciado la creación de una Comisión de trabajo que actualizará los protocolos de actuación de la Iglesia española para responder a los casos de abusos a menores desde el punto de vista jurídico y canónico.

En este sentido, ha expresado la disponibilidad de la Iglesia a colaborar en la investigación de estos delitos, "hasta el punto de no permitirlo, ni ocultarlos".

Según ha explicado, la decisión de revisar esos protocolos va "en la línea que pide el Papa" de "reforzar" esas directrices. Además, "empieza el camino para la elaboración de un directorio, siguiendo el directorio marco que establece la comisión Pontificia de Protección de Menores".

"La Santa Sede nos pide estas directrices más complejas y las nuestras tienen un nivel más simple", ha argumentado, para después reivindicar la necesidad de "reforzar" los protocolos.

LA IGLESIA, UN LUGAR SEGURO

Asimismo, ha recalcado que la creación de la Comisión persigue el objetivo de "hacer de la Iglesia un lugar seguro para los menores y los adultos de especial necesidad". "Que estos delitos estén mal, que estén absolutamente erradicados y sean prevenidos absolutamente", ha incidido.

En este sentido, ha afirmado que la Iglesia presta su ayuda a las víctimas, a las que "escucha y atiende", siempre "preservando su identidad". "Es una discreción que no es ocultamiento en ningún sentido", ha agregado.

DEFENSA DEL OBISPO DE ASTORGA

Por otro lado, Gil Tamayo ha defendido la elección del obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez Fernández, para presidir esta nueva comisión, pese a informaciones publicadas en las que se cuestiona su actuación en casos de abusos en La Bañeza y Puebla de Sanabria.

"Objetivamemte se ha visto que ha llevado a cabo, en conformidad con la doctrina de la fe, los procesos, y con experiencia y con conocimiento, porque es un jurista", ha dicho Gil Tamayo a Europa Press.

"Nos ha parecido que ya tiene una experiencia en esto, otra cosa son otras opiniones personales", ha insistido, recalcando que "lo ha hecho bien" llevando los procesos en sus diócesis.