Actualizado 24/02/2007 12:38 CET

El presidente de la Audiencia Provincial de Madrid cree un error judicializar todos los casos de violencia de género

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Audiencia Provincial de Madrid, Francisco Javier Vieira Morante, manifestó que "es un error judicializar todos los casos de violencia de género" por lo que propuso que "se busquen soluciones alternativas a la vía penal, no en las situaciones más graves, pero sí al comienzo de las mismas".

Afirmó, en declaraciones a Europa Press, que el tratamiento de la violencia de género "no puede descansar fundamentalmente en la vía penal", por lo que propuso la creación de un servicio público, previo al poder judicial, en el que "realice una labor de control y de seguimiento de la situación de violencia en la pareja" y en el que se "trate al hombre para que cambie su violencia sobre la mujer".

"La creación de este organismo público desarrollaría una labor de mediación, de manera que la pareja no tenga que acudir directamente a la vía penal", dijo Vieira. Así, indicó que con este servicio "habría hombres que puede que cambiaran la forma de comportarse con su mujer, de tal manera que pudieran reanudar la convivencia sin que volvieran a repetir esa violencia de género".

"La justicia se enfrenta con normalidad a los problemas de violencia de género, pero no estamos viendo que con nuestras resoluciones se esté contribuyendo a resolver definitivamente este problema. Es que nos da la sensación de que con nuestras decisiones no se está solucionando el problema de fondo", aseveró.

Vieira, que en todo momento quiso dejar claro su más enérgico rechazo a la violencia contra la mujer, manifestó que "si se judicializan los conflictos entre dos personas, normalmente se agrava el enfrentamiento", y añadió que "una bofetada de un hombre a una mujer nunca se puede consentir" aunque pidió que en determinados casos "no se tenga necesariamente que abrir un procedimiento judicial".

PROPUESTA PARA EL COMIENZO DE LA VIOLENCIA

"Se tienen que buscar soluciones alternativas a la vía penal, no en las situaciones más graves, pero sí al comienzo de las mismas", indicó, por lo que planteó que al comienzo de estas situaciones "la mujer maltratada acuda a algún organismo público en vez de ir inmediatamente a la vía penal". "Hay que buscar soluciones alternativas a la vía penal", apuntó.

Vieira propuso que este servicio público, al que pueda acudir tanto el maltratador como la maltratada, esté formado por un grupo de psicólogos y especialistas que ayuden a superar la violencia de género, de tal forma que "hicieran un control periódico al hombre para ver si ha mejorado".

"Eso sí, en el momento en el que ese organismo público vea que continúa el maltrato, entonces se acudiría a la vía penal, y en este momento defiendo que se tomen medidas estrictas y duras. Si después de haber tratado de orientar al hombre, de haberle dado cursos y terapias no cambia, entonces acudimos a la vía penal, y en este caso, yo defiendo una vía penal dura", señaló Vieira.

SENSACIÓN DE QUE NO SE AVANZA

El presidente de la Audiencia Provincial de Madrid dijo que si "estuviera convencido de que a través de las condenas, aunque fueran muy duras y supusieran mucho trabajo, se eliminara este problema", estaría "encantado" de que la justicia se enfrentara "con todos los casos". "Tengo la sensación y casi la convicción de que no estamos haciendo una contribución decisiva para acabar con esta lacra social", añadió.

"Es una utopía pensar que porque se denuncien más casos se va a evitar o va a desaparecer este problema", manifestó, y agregó que "en los casos de violencia de género más graves, el maltratador no va a frenar su agresión por la posibilidad de ingresar en la cárcel". "En muchas de las ocasiones en las que el hombre mata a su esposa, éste suele acabar suicidándose, lo que quiere decir que en los casos más graves no es el castigo lo que frena al agresor, aunque en los casos más leves el castigo sí puede ser eficaz", concluyó.