Seis 'Latin Kings' niegan su pertenencia a la banda, tres dicen que fueron miembros y todos rechazan las agresiones

Actualizado 04/05/2007 20:37:49 CET

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

Seis de los 14 presuntos cabecillas de los 'Latin Kings' en España negaron hoy, durante la segunda sesión del macrojuicio celebrado contra la cúpula de esta organización latina, pertenecer a la banda, tres dijeron que fueron miembros "en el pasado", uno reconoció ser actualmente 'Latin' y otro se negó a declarar. En cualquier caso, los once procesados que comparecieron ante el tribunal esta mañana negaron haber participado en las agresiones y amenazas que se les imputa.

El escrito de conclusiones del ministerio fiscal, al que ha tenido acceso Europa Press, apunta que el objetivo de este clan, más allá de fomentar los lazos de unión entre miembros de la misma nación u origen étnico, es cometer infracciones penales contra la vida y la integridad física de las personas, por lo que solicita un total de 99 años y tres meses de prisión para los catorce imputados, entre los que se encuentra el supuesto fundador de la banda en España, el ecuatoriano Eric Javier Jara Velastegui.

Durante la comparecencia de esta mañana Geovanny Jose C.V., conocido como 'King Cano', y Denys Gary P.M., alias 'King Yankee', negaron su pertenencia al clan. "Querían que yo entrar a la Nación y yo dije que no porque me quería dedicar a mi niña", declaró Denys, quien agregó que la navaja que le incautó la Guardia Civil cuando le detuvo se "la había encontrado" y que la documentación sobre los 'Latin' requisada en su casa no era suya. Además, Arnaldo Andrés M.N., alias 'King Sonny', que respondió sólo a las preguntas de su abogado, afirmó que no pertenece a ninguna banda y que él sólo se preocupa de su mujer y su hijo.

Quienes, asimismo, aseveraron no ser de esta asociación fueron Pablo Antonio S. F., alias 'King Baby Gold', y Javier Efraín B.C., quien aseguró que la corona de cinco puntas que lleva tatuada en su cuerpo no es un símbolo de los 'Latin' sino "una moda" de su país, Ecuador. Por su parte, Carlos Enrique Z.M., conocido como 'King Rocco', se negó a declarar.

"LOS 'LATIN' SOMOS UNA HERMANDAD"

Mientras, Argelis Wilfrido A.N. fue otro de los que respondió sólo a las preguntadas de su defensa y reconoció ser miembro de los 'Latin', "que es una hermandad en la que se fomenta la prosperidad de sus miembros". "En esta agrupación encontré mucho interés por mi situación personal. Lo único que queremos es que no nos miren mal, buscamos la igualdad, que no nos discriminen. En la organización se siguen propósitos culturales, sociales educativos y deportivos", añadió.

Peguntado por los enfrentamientos entre 'Ñetas' y 'Latin', Argelis Wilfrido destacó que él no ha visto ninguna agresión y achacó las peleas "a las manzanas podridas, como hay en todads las familias". "La prensa se ha lucrado contando las cosas malas, pero no cuentan que, por ejemplo, en Navidad del 2005 organizamos una colecta para niños pobres", aseveró.

Meintras tanto, Jackson William C.V., alias 'King Sombra', indicó que en el pasado perteneció a la banda pero que "no sabía que que estaba prohibido pertenecer a los 'Latin king'", al tiempo que Pablo Efraín V.E., alias 'King Pinky', afirmó que no fue miembro de la banda sino "asociado", ya que "compartía con ellos deportes, fiestas y bailes". Sobre la acusación de haber agredido a un ex 'Latin' indicó que fue una pelea de uno contra uno entre entre el antiguo miembro y una tercera persona, una pelea "como dos hombres que son".

AMENAZAS POR DEJAR LA ORGANIZACIÓN

Además, Carlos Antonio N.Z., alias 'King White' o 'el Leche', declaró que dejó de pertenecer a la banda en el año 2004 "al no estar de acuerdo con los actos violentos" y, desde entonces, dice haber recibido múltiples amenazas. "Son amenazas que los miembros me hacen a título personal, no es que me las haga la agrupación en sí. Sé que me quieren matar por haber abnadonado la organización. Cuando salí recibí amenazas pero no agresiones".

Así, 'King White' explicó que el detonante de su salida fue la muerte del 'Latin' Jesús Rafael Amaya, asesinado en noviembre del 2004 en Madrid por la banda de los 'Ñetas'."Yo soñaba con ser una organización legal, como ahora los de Barcelona", apostilló.

Por su parte, Rafael Marcos A.V., conocido como 'King Chino Mav', reconoció que es uno de los primeros miembros de la banda en España pero matizó que se alejó del clan "cuando entraron personas que pensaban maneras diferentes" a la suya de gobernar la agrupación.

Relató que cuando le dijo al "líder" Eric Javier Jara Velastegui que dejaba la organización, le hicieron "una pared, que consiste en que te pegas a una pared protegido y los demás te pegan". "Tengo miedo a las represalias, como todo el mundo que deja la banda", concluyó.

ESCRITO DEL FISCAL

Según el fiscal, en el 'Manifiesto' se recoge la supremacía de la Nación y se designa a los 'Ñetas' como enemigos principales de la banda, a los cuales "no se les dejará crecer, y deben reconocerlos, someterlos y tumbarlos con todo rencor".

El escrito agrega que el modo de ingresar en los 'Latin Kings' tiene tres fases: observación, 'five life' y probatoria. Para superar esta última prueba los candidatos debían o bien sufrir una agresión de los propios miembros de la banda, o bien cometer un delito contra la integridad física de una persona, previamente señalada por los directivos de la organización.

Una vez se había ingresado en la banda, era muy difícil salir de la misma, ya que era preciso un permiso especial por parte de los dirigentes, que generalmente se denegaba, o bien se condicionaba a elevadas cantidades de dinero. Faltando estos requisitos, los miembros que quisieran abandonar eran sometidos a un fuerte acoso, sufriendo amenazas o agresiones.

La forma de financiación del clan, añade la Fiscalía, se realizaba a través de cuotas que semanalmente tenían que entregar sus miembros en las reuniones de los 'capítulos', oscilando el precio entre un euro y medio y tres euros, aunque en ocasiones se les exigían mayores pagos para comprar armas o para pagar a los abogados que defendían a imputados pertenecientes a los 'Latin'.

"Si los miembros manifestaban no disponer de ese dinero, eran incitados por sus superiores a cometer hurtos y robos, informándoles incluso de los lugares a los que podían ir a robar. Si no abonaban la cuota, recibirían una paliza como sanción, además de tener que pagar una multa", apunta el texto.

En cuanto a la toma de decisiones (admisión de nuevos miembros, cuotas, temas de funcionamiento interno), se realizaban semanalmente reuniones de 'capítulo' a la que iban todos los miembros del mismo, celebrándose por separado chicas y chicos. Con periodicidad mensual se celebraban reuniones 'generales', y anualmente se celebraba una reunión 'universal'. A estas dos convocatorias acudían la totalidad de los miembros.

El 'Padrino', dice el representante del Ministerio Público, no ha dejado en ningún momento de dirigir la banda, ya que aún ahora imparte órdenes, como efectuar y revocar nombramientos. Desde que está en la cárcel, sus dos principales compinches le visitaban y leían sus cartas en las reuniones semanales de la banda.