Actualizado 21/07/2012 17:09 CET

Tres avionetas y varias brigadas continúan trabajando en el incendio que quemó 200 hectáreas en Oímbra (Ourense)

Incendio en Oímbra. Descarga de agua en el monte de Santa Ana. Ourense 21/07/201
EUROPA PRESS

OÍMBRA (OURENSE), 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

Tres avionetas de carga en tierra llegaron a los montes ya quemados en Oímbra (Ourense) pasado el mediodía para trabajar en la extinción total de un fuego que quemó desde las 20.00 horas de este viernes unas 200 hectáreas del monte de Santa Ana y todos los cercanos, entre el núcleo de Oímbra y el de As Chás.

En los trabajos finales de extinción estuvieron, durante la mañana de este sábado, un hidroavión que hizo varias pasadas sobre la zona quemada pero sin soltar su carga de agua, dos helicópteros, una avioneta de coordinación, agentes, técnicos, brigadas y las correspondientes motobombas.

El alcalde de Oímbra Alfonso Villarino y varios vecinos consultados por Europa Press, han explicado que el fuego comenzó en los montes de As Chás, cerca del lugar llamado Fental, donde todavía queda una máquina excavadora que abrió una zanja de tierra para evitar la expansión del fuego hacia arriba.

El lugar en el que parece que se inició el fuego, según Villarino, está a un par de kilómetros del pueblo de Oímbra pero alrededor de la medianoche las llamas llegaron al pequeño bosque de pinos y robles que acota el parque municipal y otras instalaciones públicas que rodean al propio edificio consistorial.

En ese momento, según Villarino, estaban muchos de los 400 vecinos haciendo frente a las llamas, junto con la motobomba municipal, otras dos aportadas por los bomberos del vecino pueblo de Verín y otras 7 de diferentes procedencias, además de trabajadores del servicio autonómico de extinción.

El alcalde dijo a Europa Press que este incendio es el primero significativo provocado este verano en Galicia pero espera que sea también el último, mientras las cenizas siguen cayendo sobre Oímbra.

Desde la capilla de Santa Ana el paisaje es gris todavía claro salpicado del verde de dos viñedos que se salvaron del fuego, en la zona de mayor producción vitícola para los vinos de la denominación de origen Monterrei.