Actualizado 07/01/2012 20:05 CET

150 personas protestan en el Besòs tras la muerte de un senegalés

BARCELONA, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

Unas 150 personas se han vuelto a concentrar este sábado por la tarde en la calle Palerm del barrio del Besòs de Barcelona en protesta por la muerte de un disparo de un vecino senegalés el martes pasado presuntamente a manos de un gitano.

La concentración ha comenzado a las 17 horas y ha acabado poco después de las 18 horas, no había sido notificada y se ha desarrollado de forma pacífica, según han informado a Europa Press fuentes policiales.

El día del homicidio, un centenar de senegaleses ya se concentró en la zona para mostrar su rechazo y reclamar justicia por lo que algunos decían que había sido un crimen racista, y finalmente la policía actuó para dispersarlos ante varios altercados con contenedores volcados y algunos coches dañados.

Durante el miércoles, decenas de compatriotas se concentraron en la misma calle, y por la tarde hubo una manifestación con más de un centenar de asistentes que concluyó sin incidentes.

Desde que ocurrió el suceso, asociaciones y mediadores de ambas comunidades han trabajado para aplacar la tensión, y de hecho se mostró una imagen de unidad con la rueda de prensa que se dio el jueves.

Representantes de las asociaciones de senegaleses y gitanos en Cataluña niegan que haya problemas de convivencia y confrontación entre ambas comunidades en el barrio y han hecho un llamamiento a la calma.

Todo empezó el martes cuando un grupo de jóvenes senegaleses estaba jugando al fútbol en la calle y el padre les increpó, la pelea fue a más ya que empezaron a bajar familiares y amigos de ambos colectivos hasta que se convirtió en tumultuaria, resultando heridas leves varias personas de los dos bandos.

La víctima, de 32 años, estaba entre ellos desde un primer momento, aunque parece ser que el disparo no iba apuntando hacia él y no tenía un objetivo claro, a la espera de que los análisis periciales confirmen este extremo.

A PRISIÓN DOS DETENIDOS

El Juzgado de Instrucción número 12 de barcelona, en funciones de guardia, decretó este viernes prisión provisional comunicada y sin fianza para dos de los cuatro detenidos por el caso.

Se trata de un padre y su hijo, por un delito de asesinato por inducción y asesinato como autor material de los hechos, respectivamente.

Además, otros dos hijos, que también habían sido detenidos, quedaron en libertad provisional, uno por un delito de amenazas y otro por lesiones.

Los cuatro detenidos, miembros de una misma familia gitana, están presuntamente implicados en la muerte del senegalés, que recibió un disparo en el pecho este martes.