Consternación en el mundo periodístico por el fallecimiento de Carlos Luis Álvarez, 'Cándido'

Actualizado 15/08/2006 13:47:00 CET

OVIEDO, 15 Ago. (EUROPA PRESS) -

El fallecimiento esta madrugada del periodista asturiano Carlos Luis Álvarez 'Cándido' ha llenado de consternación a la profesión. En declaraciones a Europa Press, el también periodista y amigo de 'Cándido', Diego Carcedo, señaló que con la ausencia de 'Cándido', España pierde uno de los periodistas de mayor "brillantez literaria".

'Cándido' falleció esta mañana en la Clínica de la Moraleja de Madrid, donde estaba internado desde hacía tres días. Su cuerpo está en el Tanatorio de Colmenar Viejo y será incinerado mañana a las 9.45 horas. Los funerales por la figura del periodista, así como los homenajes, se retrasarán a septiembre, dado el actual periodo estival.

El estado de salud de Cándido era muy delicado, sobre todo a partir del mes de octubre, cuando sufrió un rictus cerebral y tuvo que ser ingresado en la Clínica San Camilo de Madrid. Su condición de diabético también se agravó y le descubrieron el cáncer de colon. Le operaron, pero a partir de ese momento, su estado se fue agravando.

Carcedo señaló que lo había visto "muy mal" en las últimas visitas que le realizó. "Casi no comía ya", comentó. A pesar de todo, señaló que 'Cándido' seguía siendo "brillante, irónico y perspicaz", incluso en la enfermedad y recordó con nostalgia los momentos en los que le preguntaba por su estado de salud y 'Cándido' contestaba: "Aquí, extinguiéndome".

El también periodista asturiano Diego Carcedo, que se encuentra en Valencia y viaja en estos momentos a Madrid, dijo que anoche le llamó su compañero y amigo de ambos, Miguel Ángel Aguilar, para decirle que Cándido estaba muy grave.

"PERIODISTA HISTÓRICO"

Carcedo dijo que 'Cándido' ha sido uno de los "grandes periodistas contemporáneos" y un "personaje histórico de la transición". Añadió que fue uno de los pocos profesionales que ejercía el periodismo con una gran "honestidad", "brillantez literaria", aparte de con una "profundidad intelectual que no es muy frecuente en nuestro periodismo".

Recordó que 'Cándido' incorporaba en sus trabajos, aparte de una "fina ironía", un "análisis y reflexión fruto de su gran cultura". Destacó que Cándido practicó "todos los géneros periodísticos", incluida la columna, que fue lo que le hizo más famoso. Señaló también sus trabajos de reporterismo y ensalzó las crónicas que hizo sobre el viaje del Papa Pablo VI en su visita a Jerusalén. También alabó sus entrevistas, sus crónicas sociales y sus extensa faceta literaria.

"Hizo de todo", comentó Carcedo, "hasta de negro", señalando que 'Cándido' escribió también libros para otros, como para el abad del Valle de Los Caídos, Justo Pérez de Urbel.

"CARACTER ASTURIANO"

Además, 'Cándido' "presumió" de su condición de asturiano toda su vida, según Carcedo. Nacido en Oviedo, 'Cándido' "siempre llevaba a gala su tierra". Carcedo reveló que su condición de asturiano propició que entre ambos surgiese una "gran amistad".

Añadió que cada vez que hablaba con él, siempre tenía palabras para Asturias. En concreto, se refirió a una conversación de la semana pasada, en la que 'Cándido', ya con una voz muy débil, le preguntaba que si había podido ir al Principado. "Siempre que podía, iba al Principado".

Carcedo dijo que en el mes de octubre, los días 5,6 y 7, se celebrará en Oviedo la Asamblea de la Asociación Internacional de Periodistas Europeos, de la que 'Cándido' era presidente. Carcedo, que es vicepresidente de la Asociación, señaló que su amigo esperaba con "muchísima ilusión" esa cita.

UNA CARRERA IMPECABLE

'Cándido' nació en Oviedo de 1928 y comenzó su carrera periodística en 1956 en el diario madrileño ABC y colaboró también en los diarios Arriba y Pueblo. Fue subdirector de la revista Indice entre 1969 y 1970. Dirigió la última etapa de La Codorniz hasta su cierre en 1978 y formó parte del grupo creador de Hermano Lobo.

En diciembre de 1982 fue nombrado jefe del Gabinete y Relaciones Externas de RTVE, cargo del que dimitió en abril de 1983. Fue asesor de Presidencia del Grupo Zeta y de Prensa Española, así como consejero de la Agencia EFE y de Telemadrid.

Presidía la sección española de la Asociación de Periodistas Europeos. Recibió los premios más reconocidos del periodismo español, como el González-Ruano, el "Luca de Tena" (1961) y el Mariano de Cavia (1976). Periodista del Año en 1968, Premio Foro Teatral a la mejor labor crítica (1973) además de haber recibido el Premio Europeo de Periodismo concedido por la Asociación Internacional de Periodistas Europeos, por la defensa de los valores que constituyen los pilares de la integración europea.

Una de sus últimas distinciones la recibió el pasado 6 de abril, cuando recibió la Gran Cruz, máxima condecoración de la Orden del Mérito Civil en reconocimiento a una "trayectoria profesional intensa, modélica, diversa y comprometida".

En diciembre de 1995 presentó su libro "Memorias prohibidas", que refleja los últimos cuarenta años de su vida como periodista. Otras obras son "Un periodista en la dictadura", "De ayer a hoy", "La sangre de la rosa" y "Pecado escarlata", Miseria y esplendor de la India: lo que yo he visto", "Azoran ante el cine", "Caperucita y los lobos", "Setenta y cuatro artículos de Cándido en ABC" o "Memorias prohibidas".