Actualizado 23/07/2012 22:07 CET

Cuatro cuidadoras se hacían cargo de 33 niños de uno a tres años en la guardería donde falleció una menor

Xunta y Guardia Civil abren investigaciones para esclarecer lo sucedido en el centro, que no abrirá hasta el jueves

A CORUÑA, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

Cuatro cuidadoras se hacían cargo de 33 niños, de edades comprendidas entre uno y tres años, en la zona en la que falleció una niña de 27 meses cuando realizaban juegos acuáticos en una piscina hinchable, según han confirmado a Europa Press fuentes de la Consellería de Traballo e Benestar.

Mientras, desde el departamento autonómico se han puesto a disposición de la familia de la niña, fallecida en una guardería de la Red "Galiña Azul" de la Xunta de Galicia , al tiempo que, paralelamente a la investigación de la Guardia Civil, tratará de aclarar las circunstancias del suceso en el centro, que no abrirá sus puertas hasta este jueves.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes del departamento autonómico, cuya titular, Beatriz Mato, se desplazó a la guardería, al conocer el suceso, junto al gerente del Consorcio de Igualdade e Benestar, Roberto Rodríguez y el alcalde de Betanzos, José Ramón García.

La conselleira ha lamentado "profundamente" lo ocurrido y ha trasladado a la familia de la niña, de 27 meses y la menor de una familia de tres hermanos, su "pésame". Además, les ha ofrecido todo el "apoyo tanto en estos momentos como el que puedan necesitar después", han indicado a Europa Press fuentes del departamento autonómico.

POSIBLE AHOGAMIENTO

Sobre el suceso, del que el servicio de emergencias 112 tuvo aviso sobre las 12.54 horas, han indicado que por el momento se está a la espera de los resultados de la autopsia. No obstante, han confirmado que se produjo cuando la niña se encontraba en una piscina hinchable que había en la guadería tras un acuerdo de los padres en una reunión por lo que la principal hipótesis es un ahogamiento.

Al respecto, han indicado que la piscina había sido "una donación" ya que las guarderías no disponen de este tipo de elementos. No obstante, si así lo acuerdan los padres, hay centros que las que tienen en verano.

Sobre el suceso en la guardería de Betanzos, inaugurada en abril y que había abierto sus puertas en el mes de marzo, han asegurado que las cuidadores "no entienden que pudo haber ocurrido".

Así, han explicado que localizaron a la niña boca abajo en una piscina "en la que el agua le llegaría más o menos por la cintura" y cuando estaban saliendo todos los menores, que participaban en ese momento en juegos acuáticos, con la intención de acudir a comer.

MAS DE 40 NIÑOS EN EL CENTRO

La guardería cuenta con 74 plazas, pero en el centro había este martes 43. De ellos, diez estaban en las aulas para los menores de menos de un año, con una cuidadora cada una de ellos, y fuera, en el patio interior, otros 33, de uno a tres años. Estaban divididos en tres grupos, con sus respectivas cuidadoras y otra de refuerzo. En total, eran cuatro.

Fuentes de la Consellería de Traballo han recalcado que cuando las cuidadoras se percataron de la situación de la niña intentaron reanimarla. Lo mismo hicieron, sin éxito, los servicios médicos del 061 que acudieron al lugar ya que la niña todavía tenía pulso, según ha explicado a Europa Press el alcalde de Betanzos, José Ramón García.

A la espera de los resultados de la autopsia y de la investigación abierta por la Guardia Civil, un equipo de inspección de la Xunta se desplazó también a la guardería para tratar de averiguar lo sucedido "y hacer un seguimiento de los hechos", han explicado desde el departamento autonómico.