Sindicatos policiales defienden que los agentes de Melilla expedientados fueron agredidos por los menores previamente

Policía agredido en Melilla
CEDIDA
Publicado 19/12/2018 21:19:21CET

MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los principales sindicatos policiales han subrayado este miércoles que los agentes de Melilla expedientados tras la detención de un joven melillense el domingo por la noche fueron insultados y agredidos previamente por un grupo de menores y han subrayado que además que el arrestado mostró una fuerte resistencia en el momento de la detención.

Según su relato, los agentes cenaban en un McDonald de Melilla el pasado domingo cuando dos menores se les acercaron para pedirles dinero, momento en el que se negaron a dárselo y les instaron a abandonar el local para no seguir molestando a los clientes.

No obstante, a la salida del establecimiento se encontraron que un total de seis menores, entre ellos los dos mencionados anteriormente, les increparon con insultos y atacaron con botellas y piedras. Como resultado del incidente, dos agentes resultaron heridos y a día de hoy continúan de baja. Además, otros de sus compañeros sufrieron diferentes contusiones y lesiones de menor gravedad.

Según el relato de los sindicatos, gracias a la llegada de vehículos policiales de servicio se consiguió reducir y controlar a uno de los menores implicados, aunque éste ofreció "una fuerte resistencia" y tuvo que ser atendido por lesiones antes de pasar a disposición del fiscal.

A raíz de estos incidentes, se abrió un expediente disciplinario a los agentes implicados en la detención tras difundirse un vídeo en el que se ve a un joven esposado siendo agredido, presuntamente, por un policía.

Desde los principales sindicatos --SUP, CEP, UFP y SPP-- se ha trasladado un relato "parcial" y "subjetivo", "rozando el populismo en algunos casos". "La presunción de inocencia de los policías, no ha sido contemplada en ningún momento, y se ha reducido lo sucedido y su actuación a las imágenes parciales, difundidas a través de un vídeo tomado por un transeúnte", han alegado.

En esta misma línea, han denunciado la "dura realidad" de los miembros de la Policía Nacional en Melilla, "que en suma es un reflejo de la tensión a la que se enfrentan en el día a día los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, obligados a desempeñar un trabajo sobredimensionado, debido a un número de efectivos del todo insuficiente, sin medios ni recursos materiales que posibiliten garantizar la seguridad de los pasos fronterizos, ni de los ciudadanos melillenses".

Igualmente, han alertado de "la gravedad y los riesgos de utilizar la imagen de los policías nacionales como chivo expiatorio, ante la falta de inversión y medidas concretas que sirvan para paliar las numerosas deficiencias y necesidades de la seguridad pública en esta Ciudad Autónoma". "Criminalizar esta actuación a través de versiones de los hechos totalmente sesgadas y nada objetivas, no solo agravaría los problemas sociales, sino que generaría una desafección y una fractura entre ciudadanos y miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado", han señalado.