Día Mundial de la Tarta de Queso: ruta por once restaurantes de Madrid para disfrutar de este postre

Actualizado 30/07/2019 11:51:50 CET
Imagen de recurso de un trozo de tarta de queso
Imagen de recurso de un trozo de tarta de queso - PIXABAY - Archivo

   MADRID, 30 Jul. (EP TURISMO) -

   El 30 de julio se celebra el Día Mundial de la Tarta de Queso, un postre cuyos orígenes se remontan a la Antigua Grecia y que ha llegado a nuestros días en diferentes versiones y estilos que hacen disfrutar a todos los paladares. Desde EP Turismo te recomendamos algunas direcciones para disfrutar de este día.

   En Carbón Negro (c/ Juan Bravo, 37) se apuesta por ofrecer una tarta de queso, de textura cremosa y superficie ligeramente tostada, que se ha convertido en uno de sus clásicos.

   Con una receta asturiana que pasa de generación en generación en La Madreña (Paseo de la Castellana, 78) se decantan por una tarta realizada a base de queso cremoso de los profundos valles de la cordillera cantábrica para seducir a sus comensales.

   Una de las tartas de queso más reconocidas es la de Cañadío, que en Madrid se puede degustar en La Maruca (c/Velázquez, 54) y donde parte de su secreto radica en el queso fresco, untuoso y suave que se utiliza en su preparación y en los tiempos de cocinado para lograr esa textura fundente y sabor que le caracteriza. En la base, lleva una fina capa de galleta, y por encima, no se añade ninguna confitura que interfiera en su sabor.

   Mientras, el chef Nino Redruello seduce a sus comensales a la hora del postre en Fismuler (c/Sagasta, 29) con su tarta de queso. Una 'cheesecake' cremosa para la que utiliza hasta tres tipos de quesos (fresco, ahumado y azul) aunque el truco para conseguir esa textura que la hace tan especial es que el huevo se cuaje del todo en el horno para que no quede del todo cocinada y se desborde por los lados.

   En Asgaya (Doctor Fleming, 52), también apuestan por la tradición con su clásica tarta de queso asturiana realizada a base de quesos de la zona (fresco y cabrales) muy cremosa, que se presenta al comensal casi rota.

   Por su parte, en el restaurante Behia (c/Manuel de Falla, 5) proponen degustar la tarta de queso asada, que se sirve con helado de vainilla, fresas y arándanos como acompañamiento.

   El cocinero bilbaíno Álvaro González de Audicana sorprende en Aitatxu (c/Claudio Coello, 122) con su cocina personal de sabores nítidos, juegos de texturas y multitud de matices con una tarta de queso decostruida con un toque de curry.

   Quien busque una tarta de queso más internacional puede acercarse a la trattoria pizzería Da Luca (c/Prim, 7) donde celebran esta jornada mundial con una 'cheesecake' con una receta 100% italiana que se corona con frutos del bosque.

   Mientras que en el japonés UMO (Paseo de la Castellana, 43) sorprenden al comensal con una tarta de queso, que está inspirada en la clásica japonesa, suflada y esponjosa, a la que se le añade parmesano rallado para darle un contraste salado. Además, se sirve en el interior de una vaporera.

   Por su parte, en la 'izakaya' de Ninja Ramen (c/Barceló, 1) y Hong Kong 70 (c/Toledo, 28) reinterpretan esta icónica receta para adaptarla a su recetario y ofrecer una suave y esponjosa 'cheescake' de té verde matcha, que sorprende por su sabor.

Contador