Vinos blancos, rosados y tintos: propuestas para refrescar las tardes de verano

Actualizado 28/06/2019 17:57:23 CET
Copa de vino, imagen de recurso
Copa de vino, imagen de recursoPIXABAY - Archivo

   MADRID, 28 Jun. (EPTURISMO) -

   Llega el verano y con él las altas temperaturas y el calor. Y al igual que cambiamos de ropa, en busca de algo más fresco y más cómodo de llevar, también es época de buscar unos vinos totalmente diferentes a los del invierno, con unos sabores más frescos y unas texturas más ligeras. Es un tiempo que invita más a los blancos o rosados, siempre para tomar bien fríos, pero no por ello hay que renunciar a los tintos.

   Así, la bodega Avelino Vegas apuesta para el verano con Circe. Un verdejo que está elaborado con uvas de viñas viejas y de color amarillo pajizo, pálido, muy luminoso. En boca es fresco y goloso e ideal para cualquier aperitivo y mariscos.

   Para aliviar los calores estivales, Pago de los Capellanes recomienda O Luar do Sil Godello, un vino blanco que se produce con uvas godello que crecen en Valdeorras, de color amarillo verdoso, elegante, fresco y equilibrado.

   Bodegas Canopy lanza Ganadero blanco 2018, un vino blanco joven y con personalidad, elaborado con uva macabeo, garnacha y verdejo. De color amarillo pajizo, limpio y brillante, destaca por sus notas florales que se complementan con matices de frutas rojas y blancas.

   Mientras, Bodegas Izadi presenta su vino blanco, único que incluye todas las varietales riojanas autóctonas (viura, malvasía, garnacha blanca, tempranillo blanco, maturana blanca y turruntés). Un vino ideal para disfrutarlo en una terraza al lado de la playa donde degustar un plato de pasta con salsa de pescado, pescado blanco a la parrilla, risottos, mariscos a la plancha o arroces.

   En bodegas Alcorta, por su parte, recomiendan para estas calurosas fechas 'Atrevido', elaborado a base de verdejo y sauvignon blanc. Un vino de color amarillo pálido con reflejos verdosos, limpio y brillante, ideal para disfrutar bien frío con ensaladas, arroces y pastas, aperitivos, pescados y pescados en salsa.

   La bodega riojana Remírez de Ganuza da la bienvenida al verano con su vino blanco, complejo y sedoso, producido a partir de viñedos de una edad superior a los 40 años. Un vino de color amarillo pálido y brillante, con una nariz fresca, llena de notas mentoladas y aromas a frutas de hueso, que va perfecto con verduras a la brasa, embutidos, encurtidos, cerdo, pollo, paella o pescado azul.

   Para los que prefieran un vino blanco con personalidad nada mejor que Campo Elíseo Cuvée Alegre Blanco 2018. Un vino sofisticado, de nariz atractiva y con una delicada intensidad aromática que combina a la perfección con ensaladas y pescados blancos a la parrilla y también como aperitivo acompañado diferentes quesos, de cabra o de oveja, ligeramente curados o ahumados.

   Asimismo, Bodegas Campillo propone para estos días Campillo Rosé, elaborado 100% con Garnacha, se trata de un vino brillante de color rosa pálido salmón. Muy intenso y con un carácter frutal con notas florales, fresco que marida con carnes frías, carne de cerdo a la plancha, con una 'quiche Lorraine' y arroces y pastas.

   Los rosados dicen que son para el verano y no falla. Bodegas Habla rinde homenaje con su rosado 'Rita' a Rita Hayworth, icono del cine norteamericano de los dorados años 40 con una botella de cristal italiano que evoca la sensual silueta de la actriz y contiene un vino fresco e intenso, con recuerdos a pomelo y matices muy sutiles de violeta, laurel y frutas rojas del bosque. Un vino elegante y sofisticado para las noches de verano.

   Un rosado que no falla tampoco para disfrutar del verano es el Azpilicueta Colección Privada, fermentado en barrica. Un vino elaborado con uvas tempranillo, exclusivo y con tratamiento premium de tono rosa pálido con un sutil reflejo cobriz que marida a la perfección con ensaladas, verduras, arroces, pastas, y asados de lechal y cochinillo.

   Porque no todo tiene que ser blancos o rosados para el verano, desde el Monasterio de Santa María de Valbuena, donde se ubica el hotel balneario Castilla Termal Monasterio de Valbuena, llega Converso, un vino de una producción limitada de 5.500 botellas, ideal para pastas, embutidos o arroces o para acompañar a carnes a la parrilla en una barbacoa.

   Bodegas Alta Pavina, el proyecto de los hermanos Diego y Hugo Ortega en el que apuestan por la adaptación de variedades foráneas en la Ribera del Duero, presenta Pavina 2017 con un 'coupage' único de Tempranillo (75%) y Pinot Noir (25%). Se trata de un vino aromático y expresivo, de color rojo con ribetes violáceos que en nariz es muy aromático, con predominio de frutas rojas y negras maduras.

Contador

Para leer más