Astroturismo: los mejores destinos para disfrutar del cielo

Actualizado 08/08/2017 12:31:49 CET
Los mejores destinos para ver la lluvia de estrellas
EUROPA PRESS

MADRID, 8 Ago. (EDIZIONES) - 

En el turismo vale todo. Y es que para moverse, conocer gente nueva y disfrutar de culturas totalmente distintas está permitida casi cualquier excusa.

Este verano, disfrutar de la magnífica lluvia de estrellas puede ser uno de los pretextos más originales para organizar una escapada, disfrutar de la naturaleza y deletitarse con las esperadas lágrimas de San Lorenzo uniéndose al "astroturismo".

SAN LORENZO, LA LLUVIA DE ESTRELLAS MÁS ESPERADA DEL AÑO

Esta lluvia de estrellas, que se extiende desde mediados de julio hasta finales de agosto, es una de las más esperadas del año por los amantes de la astronomía.

Este año, los mejores días para disfrutar del espectáculo espacial serán el 11, 12 y 13 de agosto.

¿DÓNDE DISFRUTAR DEL ESPECTÁCULO?

Para contemplar lo mejor posible esta lluvia de estrellas y no perderse ni una, es necesario acudir a lugares alejados de las ciudades y situados en zonas altas donde la contaminación lumínica sea muy poca o incluso nula. Estos son algunos de los que recomiendan desde Booking.com

SUTHERLAND - SUDÁFRICA

El pueblo sudafricano de Sutherland, localizado en la meseta del Gran Karro, en la provincia de Cabo Norte, Sudáfrica, es conocido por los amantes de la astronomía por su excelente ubicación para disfrutar de los fenómenos astrológicos.

Su situación, en plena zona desértica y alejada de los núcleos de población, la baja humedad del aire en la zona, las bajas temperaturas y la altura --el pueblo está a más de 1400 metros de altura-- convierten a este lugar en un espacio perfecto para situar el Observatorio Astronómico de Sudáfrica.

De hecho, en este centro de observación sudafricano se encuentra el Southerm African Large Telescope (SALT), el mayor telescopio del hemisferio sur, un aparato valorado en 30 millones de dólares y en cuya construcción participaron junto a Sudáfrica, Alemania, Polonia, Nueva Zelanda y Reino Unido.

COONABABRAN - AUSTRALIA:

Coonabarabran es la ciudad más cercana al Observatorio Siding Spring. Situada en la frontera entre las regiones centro y noroeste de New South Wales, en Australia, Coonabarabran está considerada como la capital australiana de la astronomía.

En Siding Spring está localizado el telescopio más grande de Australia, un aparato de 3,9 metros que permite a los astrónomos que trabajan allí examinar distintos tipos de fenómenos.

Un dato curioso sobre Coonababran es el origen de su propio nombre. Esta palabra, difícil de pronunciar por sus sonidos repetitivos, es todavía un misterio, aunque algunas investigaciones apuntan a que podría proceder de la palabra 'gunbaraaybaa', que significa 'excremento' o ser un derivado de una palabra aborigen que significa 'persona inquisitiva'.

Además, esta curiosa ciudad está situada a solo 30 minutos en coche de Warrumbungle, un parque nacional formado por unas distintivas montañas moldeadas por lava entre las que se encuentran el Monte Exmouth o The Breadknife.

TENERIFE - ESPAÑA

Canarias es un paraíso para la astronomía. Concretamente, el Observatorio del Teide, en Tenerife es uno de los mejores lugares del hemisferio norte para disfrutar del cielo nocturno.

Situado casi a 2.400 metros de altura, el observatorio del Teide y toda la zona alta insular es un lugar perfecto para disfrutar del cielo nocturno y diurno.

La poca contaminación atmosférica de la isla de Tenerife y las condiciones climatológicas y geográficas la convierten en uno de los mejores lugares del mundo para disfrutar de las estrellas y del paisaje.

Los montes volcánicos, los bosques verdes ricos en vegetación y las playas de arena negra son un atractivos turísticos que suma puntos para aquellos que se deciden a seguir la ruta del recreo astronómico y a la vez pretenden disfrtuar de la isla.

Pero además de Tenerife, la isla de Lanzarote, en la provincia de las Palmas, las poblaciones de Tabayesco y Orzola, otros de los mejores destinos del mundo para disfrutar de las lluvias de estrellas.

NOTRE DAME DES BOIS - CANADÁ

El pequeño pueblo canadiense Notre Dame Des Bois también es un enclave óptimo para la visualización de fenómenos estelares.

En el corazón de los montes Apalaches y solo a cinco minutos del Parque Nacional de Mont-Méganic, en la provincia de Quebec, Notre Dame Des Bois es una zona altamente valorada por los amantes del astroturismo.

La reserva de cielos oscuros, el observatorio astronómico y la abundante vegetación convierten a esta localización en un enclave perfecto para disfrutar de la lluvia de estrellas, estar en contacto con la naturaleza más salvaje y practicar senderismo.

LAKE TEKAPO - NUEVA ZELANDA

En la Isla Sur de Nueva Zelanda está la pequeña población de Lake Tekapo. Allí, gracias a la atmósfera clara, al gran número de días y noches sin nubes y a la ausencia de contaminación lumínica, se sitúa el Observatorio Mount John.

Esta pequeña población es perfecta para contemplar la lluvia de estrellas. Está ubicada en la reserva de cielos oscuros más grande del mundo y en su observatorio se encuentra el telescopio más grande de Nueva Zelanda.

Además, los visitantes pueden disfrutar de las vistas a las increíbles montañas que rodean la localidad y del lago Alexandrina, donde se pueden practicar infinidad de deportes de montaña.