Los forenses de Miami investigan la muerte de una mujer en un yate

Actualizado 27/12/2009 19:07:28 CET
www.telecinco.es

MADRID, 27 Dic. (OTR/PRESS) -

Los forenses de CSI no descansan tampoco en Navidades. Este lunes, Telecinco emite a partir de las 22.30 horas un nuevo episodio de CSI Miami titulado "Hundirse o nadar", en el que la impotencia y la desesperación se apoderan de un abogado -personaje interpretado por el productor musical Sean Combs- cuando durante una velada en su yate varios piratas irrumpen en la nave robando a sus invitados y su novia acaba muerta de un disparo.

Los C.S.I. se ven obligado a ayudar al hombre que interfirió en la última investigación criminal del departamento. Los indicios preliminares revelan que alguien planeó cuidadosamente el atraco en el barco, al tiempo que contrató a un asesino para matar a Nadine. Las primeras evidencias llevan a los forenses hasta Paul Garland, el padre de la joven asesinada en el caso en el que Derek defendía al principal acusado y encubría al verdadero asesino.

A continuación, a las 23.15 horas, será el turno para CSI Nueva York y la emisión de su capítulo "Punto de no retorno". Mac y el detective Flack acuden a un sórdido motel de Brooklyn tras ser informados de que una mujer ha sido encontrada muerta en una de las habitaciones. Tras efectuar un examen preliminar, los investigadores descubren restos de heroína en la ropa. La víctima resulta ser Anabel Pino, esposa de Marty Pino, un patólogo forense que trabajó en el C.S.I.

Los forenses descubren que la adicción al juego del facultativo le llevó a robar los órganos de los cadáveres de los heroinómanos que examinaba. Marty recogía de los cuerpos la heroína aún sin metabolizar para pagar sus deudas. Tras ser despedido del trabajo, continuó llevando a cabo su horrible actividad. Las primeras pesquisas apuntan a que los prestamistas a quien Marty debía dinero ordenaron el asesinato de Anabel. Sin embargo, la investigación da un giro inesperado cuando los forenses constatan que una camarera del hotel se llevó la heroína tras descubrir el cuerpo sin vida de la fallecida.